domingo, 18 de octubre de 2015

Saludo a los Ángeles de la mañana




Cuando realizo este ejercicio, me siento alineada, a ver si me explico, siento que estoy preparada para recibir todo lo que la Divinidad me traiga ese día, sin crear expectativas. Doy la bienvenida al día, con sus pros y sus contras. Cuando hago el abrazo al mundo, cierro los ojos, y de verdad siento algo mas denso entre ellos, toco su aura.

En cuanto a los ángeles, pienso que no puedes llamar a los que tu quieras, yo hago la conexión y digo Miguel y los ángeles de la mañana, depende de como me sienta al termino, se que unos días viene el ángel de la Alegría, otros el de la Aceptación, etc.

Yo lo recomiendo, te preparas para comenzar el día con una buena disposición angélica.

Este ejercicio lo aprendí de Hazel Raven hace mucho tiempo yo le amplié con el abrazo al mundo, ahora lo comparto con vosotras.

El sintonizarnos con los ángeles del sol al comenzar cada día nos ayuda a apreciar las cosas simples de cada dia, las cosas buenas que posees ya en tu vida, a empezar la mañana con alegría, y saber encontrar la felicidad en cada momento. El arcángel Miguel es el regente del sol, por lo que con este ejercicio sintonizaremos con el, no obstante también podrán acudir a nosotros otros ángeles de la mañana atraídos por nuestra disposición solar.

Este ejercicio está diseñado para aportar armonía y equilibrio y es similar al “saludo al sol” del Hatha yoga pensado para activar y energizar cada chacra.

Este ejercicio se realiza justo cuando aparecen los primeros rayos de sol.

EJERCICIO

1-Empieza el ejercicio dedicando varios minutos a respirar profundamente.

2-Ponte de pie, erguido y junta las manos (con las palmas tocándose) en la posición de oración, a la altura del chacra corazón.

3-Toma varias respiraciones profundas más y permite que tu cuerpo se relaje. Toma conciencia de tu peso corporal y de que tienes los pies en el suelo. Asegúrate de que el peso de tu cuerpo esté debidamente equilibrado sobre ambos pies y deja que tus rodillas se relajen para no sentir tensión en el cuerpo y para que tu energía fluya suavemente.

4-Con la siguiente inspiración, levanta los brazos (con las palmas todavía juntas) por encima de la cabeza. Inclínate ligeramente hacia atrás para estirar la columna vertebral y mira hacia arriba, hacia las manos.

5-Con la espiración, inclínate hacía delante desde las caderas, con la intención de tocar el suelo con las manos, o con las puntas de los dedos(doblando las rodillas si fuera necesario), y conecta con la madre Tierra.

6-En la inspiración, vuelve a ponerte de pie y abre los brazos hacia fuera, imagina que estás abrazando al mundo.

7- Con la siguiente inspiración, permite que la energía de los ángeles inunde todo tu cuerpo y aura de luz, calidez y optimismo.

8-Quédate en esa energía todo el tiempo que desees; siente las bendiciones angélicas fluyendo hacía ti y aportando alimento a cada una de las células de tu cuerpo.

9-Cuando estés preparado, baja los brazos por los lados con la espiración.

Realizando este ejercicio nos preparamos para afrontar un nuevo día lleno de oportunidades para vivir con la energía de los Ángeles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario