miércoles, 19 de agosto de 2015

LEYENDAS Y MITOS MINEROS


La Extracción de minerales nunca ha sido una tarea fácil: por el contrario, representa un esfuerzo agotador en un entorno muchas veces rodeado de peligros y misterio. A lo largo de la historia, las leyendas fantásticas han brotado con facilidad en este terreno tan bien abonado.
La minería es una actividad que conlleva riesgos. Desde la antigüedad y hasta hace pocos decenios, éstos eran muy considerables: hundimientos repentinos, explosiones, inundaciones… Sólo la necesidad de obtener materia prima, l la pura codicia, llevaban a muchos hombres a la aventura de perforar con denodado esfuerzo, a veces sin más ayuda que la de un pico y una pala, profundos túneles en la roca viva. Muchos han sido los que han pagado con su vida ese desafío. Todo ello ha generado una ingente acumulación de relatos, historias, mitos y leyendas sobre los mineros y las minas.

Mujeres en las minas

Algunos de los antiguos mitos mineros perviven en nuestros días y entre las supersticiones más arraigadas se encuentra la de no permitir a las mujeres en la mina.
Esto sucede aún en muchos lugares del mundo, incluso en países civilizados, pues se las considera portadoras de desgracias. 


Afortunadamente, es un hecho cada vez menos frecuente, como se aprecia en la imagen, que muestra a varias mujeres indias en el fondo de un pozo en busca de piedras preciosas.

Chamanes

En la mayor parte de las sociedades primitivas, el chamán o sacerdote era quien estaba al cargo de la extracción, tratamiento y forja de los metales y era depositario del conocimiento de la localización, laboreo y tratamiento posterior de los minerales. Dichos conocimientos eran celosamente guardados y transmitidos por el chaman solamente a su sucesor. Tal vez eran los propios brjos los que difundían  historias terribles para disuadir a los curiosos; con el tiempo, estas historias acabarían convirtiéndose en leyendas.


En la imagen piedras pertenecientes al chamán de una tribu de Tari, en Papúa- Nueva Guinea, y que se empleaban con fines curativos.

Los seres de las minas

Existe un mundo subterráneo habitado por seres fantásticos que trabajan en las minas y que son capaces de transformar los minerales en toda suerte de objetos gracias a su especial habilidad artesanal. Según las leyendas germánicas, los nibelungos se dedicaban a la extracción de oro y piedras preciosas de las profundidades de las minas excavadas por ellos mismos, y eran, además, excelentes herreros y orfebres; ellos forjaron el anillo de Sigfrido, cuya posesión conllevaba el poder, pero también la muerte. Otros personajes de las simas eran los gnomos, seres de menos de 50 cm de altura, delgados, con brazos muy largos y piernas muy cortas y arqueadas, y los enanos, de quienes se decía que raptaban a niños para trabajar en las minas.



Leyendas centroeuropeas


Desde el final del Renacimiento, la minería en Europa central experimento un gran desarrollo. La fama de los mineros centroeuropeos como excelentes trabajadores y conocedores de los secretos del oficio se extendió por el resto del continente, por lo que eran requeridos para trabajar en lugares alejados de sus regiones de origen. En sus viajes les acompañaban un buen número de leyendas, que de esta manera pasaron a formar parte del conocimiento de muchos países.

National Geographic

No hay comentarios:

Publicar un comentario