jueves, 21 de mayo de 2015

Prasiotrino, la nueva gema del siglo XXI. Por Tito Maciá


  
El mundo de las piedras preciosas y semipreciosas es apasionante, hay piedras que pueden transformarse en gemas valiosas después de un tallado.

El grupo del cuarzo es uno de los más ricos en variedades de colores, formas y propiedades.  Los cuarzos han sido conocidos y usados por la humanidad desde la remota antigüedad, eran los recursos del chamán para ayudar a sanar y mejorar las condiciones de vida de las personas de su pueblo. El chamanismo integra elementos médicos, religiosos e incluso técnicos, son los recursos etnológicos de los que disponían y disponen las culturas naturalistas.  Los cristales de cuarzo están compuestos generalmente por Silicio y Oxígeno y cuando se añade otra sustancia adquiere un color, una peculiaridad y una propiedad. Si contiene óxido de manganeso adquiere una tonalidad violácea, es decir emite luz en una longitud de onda determinada y la conocemos como amatista y así cada cristal de cuarzo añade un matiz que le otorga un color  Hay cuarzos transparentes, blancos, rosas, verdes, amarillos, anaranjados, rojos, azules y violáceos, todos los colores y todas las propiedades de los 7 rayos están disponibles en los cristales de cuarzo.  Desde la tradición castellana, a través de los lapidarios de Alfonso X y los escritos de autores como Gaspar de Morales y otros autores tradicionales se asocia a las gemas con los cuerpos celestes. En la antigüedad utilizaban gemas y minerales para conectar a las personas con la influencia de las estrellas. Los astrólogos de la antigüedad, los que conocían el secreto de fabricar coronas y joyas con propiedades especiales, tomaban a las estrellas como puntos de anclaje para las gemas que usaban en sus objetos de poder y talismánicos.  Para ellos, las gemas eran de la misma naturaleza que las estrellas, pues  son objetos capaces de contener luz y emitirla después.  Cada gema conecta con una estrella, tiene su misma longitud de onda y al sintonizar con ella cumplen la función de activar o ampliar las influencias emitidas por estos lejanos astros.  Para los antiguos, las gemas eran como antenas capaces de captar las vibraciones celestes de las estrellas, por ello operaban en conjunto con gemas y estrellas.  Visto desde un punto de vista moderno, no deja de ser sorprendente, pues las características esenciales de las estrellas es la emisión de radiaciones en forma de luz, desde un lugar preciso del cielo, punto este que se puede reflejar en un tema natal. Mientras que la particularidad de las gemas es su capacidad de retener y reflejar de manera multiplicada la luz que recibe.  En las antiguas culturas naturalistas, se compara el brillo refulgente de las gemas, con el brillo luminoso de las estrellas; para ellos las gemas están sometidas a una relación directa y particular con los astros, gemas y astros tienen una relación analógica que los hace inseparables.  Esta relación de las gemas con las estrellas se repite en las culturas mas avanzadas, pero es en la tradición castellana, de origen oriental, de donde se extrae la clave de la influencia y el correcto uso astrológico de las gemas. Siguiendo el postulado tradicional de "lo que está arriba como lo que está abajo": arriba en el cielo resplandecen las estrellas y abajo en la tierra lucen las gemas. Esta simple ley otorga la llave del poder maravilloso y oculto de las gemas.

 Las estrellas son fuentes de energía en forma de ondas y de luz, aunque son fuentes muy lejanas, suelen ser enormes masas que emiten constantemente vibraciones en forma de luz de una determinada longitud de onda. Por otro lado, las gemas son receptáculos de luz, vasos herméticos que absorben, multiplican y reflejan la luz, también en una determinada longitud de onda.  Según la tradición, gemas y estrellas se emparejan, sintonizan, están en contacto directo, como un aparto de radio está en contacto con al emisora con la que sintoniza, formando una unidad indisoluble. Este es el secreto de las propiedades maravillosas de las gemas. Cada gema tiene su estrella gemela, de su mismo color, de idéntica vibración.  El prasiotrino, la nueva gema de cuarzo bicolor, verde y amarilla, combinación natural de prasio y citrino,  tiene también su estrella en el cielo, el punto de luz que le otorga una cualidades mágicas, talismánicas y de poder.  El prasiotrino sintoniza con la estrella Han. En el cielo hay estrellas de todos los colores, tamaños y temperaturas imaginables; las hay negras, oscuras y frías que ni se ven, solo las percibimos gracias a los radiotelescopios; las hay enormes rojas y calientes y las hay pequeñas pero de temperaturas altísimas, sólo hay unas pocas estrellas del color de la llama verdosa de un soplete, así es Han, la zeta de Ofiuco, una pequeña estrella de magnitud 2.56 situada a 554 años luz que alcanza los 50.000º de temperatura, es una estrella que desprende un calor inimaginable e incomprensible para nuestra mente, es una de las estrellas más calientes de nuestro universo próximo.  Para localizar visualmente esta estrella en los meses de verano, basta con alzar la vista desde la estrella Grafias, la más alta de la constelación de Escorpio y encontrar dos estrellas bastante juntas, estas son Yed Prior, la que está más a la derecha, y Yed Posterior, la de la izquierda, estas dos estrellas forman el ángulo occidental inferior de la figura del Cazador de Serpientes, al mismo tiempo que forman parte de la Serpiente.  A la izquierda de las dos estrellas Yed, un poco hacia abajo surge otra estrella no demasiado brillante, esta es la estrella Han, una de las pocas de color verde amarillento y de temperaturas de las más altas, de la clase O9, en la actualidad está situada en el grado 8 Sag 30 en 10 S 25. Su naturaleza es semejante a Venus con una combinación de Urano, su significado o su influencia se considera benéfica por su fuerte intensidad vibratoria.  Esta estrella influye elevando a la persona por encima de las de su grupo social haciendo que destaquen por alguna cualidad, condición o gracia artística, la estrella lo eleva si la persona tiene "material" o "madera" de artista original, que es la vibración pura de la estrella. El uso del prasiotrino conecta a quien la lleva con la influencia de esta estrella.  La fuerza de estrella conectada con el prasiotrino se agarra a lo que la persona tiene de artista o de gracia, y eleva hasta encumbrarlo o dejarlo en estado de libertad de servicio.   El prasiotrino, de manera semejante al amatrino, otro cuarzo que integra la amatista y el citrino, es una gema con doble naturaleza o con influencia múltiple en la que dominan dos rayos o dos tipos definidos de energía; el primer rayo, que se corresponde con el dorado y el amarillo y el cuarto rayo que es de color verde.  

 La combinación de éstas don fuentes de energía sutil aumentan el encanto personal, incrementan la capacidad de organización, mejoran la autoestima, es un antidepresivo natural y mejora las manifestaciones sentimentales o de índole romántico. En el plano físico aumenta la resistencia ante las enfermedades.  
Tito Maciá.


No hay comentarios:

Publicar un comentario