jueves, 12 de marzo de 2015

Shungita, la piedra que vino del espacio.



Todo lo relacionado con la shungita está rodeado de misterio, desde sus orígenes y sus componentes hasta sus propiedades.

A simple vista la shungita tiene el aspecto de un trozo de carbón, pero sus componentes combinan el carbón (30%), el cuarzo (45%) y silicatos compuestos junto con otros elementos. El primer misterio de la shungita es su composición de carbón, ya que este mineral tiene unos 2 millones de años de antigüedad, cuando aún no había seres vivos en la tierra. Otro misterio es que sólo se encuentra en un lugar remoto de la tierra, cerca de un lago llamado Onega en la región de Karelia llamada Shunga, en el noroeste de Rusia.

¿CUÁL ES SU ORIGEN?

Aún no se sabe muy bien su origen, pero se barajan diferentes hipótesis. Una de las más llamativas es que la shungita proviene de un gigantesco meteorito que chocó con la tierra. Este meteorito habría sido un fragmento de otro planeta al que se le ha dado el nombre de Phaeton. Y… aquí viene el misterio, Phaeton habría tenido diferentes formas de vida, de ahí proviene su composición de carbón. Además, esto explicaría por qué por que se halla solo en una zona tan determinada de nuestro planeta.
El origen de este mineral junto con sus propiedades extraordinarias y curativas hacen de él  algo único y especial.

COMPOSICIÓN

La shungita contiene una hibridación que hace posible que los átomos de carbono puedan combinarse formando hexágonos y pentágonos, que se combinan en estructuras tridimensionales cerradas. Estas estructuras fueron descubiertas en 1985 y sus descubridores fueron galardonados con el premio Nobel de química en 1996. A partir de ese año comenzaron  las investigaciones sobre esta composición tan particular. En 2003 se estudia  la aplicación de esta estructura en la medicina para utilizarlo en ciertas enfermedades.

PROPIEDADES CURATIVAS

Desde la antigüedad se le ha atribuido al agua que ha estado en contacto con la shungita propiedades curativas. En la actualidad se utiliza para el tratamiento de aguas, ya que absorbe una buena cantidad de materias orgánicas, además la purifica y la desinfecta de bacterias.

Otra característica de su composición es que protege de las radiaciones nocivas electromagnéticas de aparatos como ordenadores, microondas, televisiones, móviles, etc.

AGUA DE SHUNGITA


Con todas estas propiedades no podemos dejar de pasar la oportunidad de utilizar sus poderes. Para ello toma una o varias piedras de shungita, lávalas bien bajo el agua corriente hasta que se desprenda todo el polvo de carbón. Después déjalas secar a la luz de la luna. A continuación mete las piedras en un litro de agua y deja que haga su efecto purificador. Pasadas 72 horas ya puedes retirar las piedras y utilizar el agua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario