miércoles, 2 de abril de 2014

6ª CHAKRA


El sexto chakra se encuentra en el centro de la cabeza, entre los ojos o un poco más arriba. Este es el chakra de la visualización, imaginación, clarividencia. Este es el centro de la vista. Al sexto chakra se lo asocia con el Tercer Ojo aunque no es su sinónimo. Al tercer Ojo lo podemos ver en este caso como una herramienta que asiste al sexto chakra, del mismo modo que los ojos físicos son una herramienta de percepción para el cerebro. Los Hindúes llaman a este chakra ajna, que originalmente significaba “percibir” y más tarde se cambió su significado a “ordenar, comandar, establecer, prescribir, estipular, decidir” nuestras vidas, ya que podemos proyectarnos mejor con el contenido que nuestras visualizaciones nos proveen. Pues, una vez que el aspecto perceptivo de este chakra se abre, es más fácil dirigir nuestra
atención a lo que realmente sentimos vale la pena, en vez de actuar a “ciegas”. Comparándolo con los cinco chakras anteriores, este es el que se encuentra en el cerebro, por lo tanto su naturaleza es más mental que la de los cinco chakras que lo preceden. Este chakra tiene una vibración más rápida que la del sonido. El elemento del que hablamos aquí es la luz.
Su incienso es: anís, acacia entre otros.
Su color es índigo.
Su sonido es OM.
Si tienes una de las piedras que lo representan, lapislázuli o cuarzo, por ejemplo, puedes sostenerla en tu mano o apoyarla en tu frente.
Siéntate sobre un almohadón índigo o una tela de ese color. Recuerda que eres un canal abierto que desea dejar entrar las fuerzas de la fuente: Dios, el Universo o como desees llamarlo. No estás más en la oscuridad, aquí y ahora te encuentras en el brillo de tu propia luz y esta Luz Universal que cae sobre tu cuerpo en este momento es de color índigo. Desde este estado de quietud y entrega pones música relajante y visualizas por sobre todas las cosas el color índigo. Con los ojos suavemente cerrados visualizas ese punto entre las cejas. Tratas de quedarte allí unos minutos e imaginas un ojo gigante de color índigo girando en dirección a las agujas del reloj. Lentamente y siempre en movimiento sale de tu frente y gira frente a ella limpiando todo obstáculo que no nos permita ver lo que nos sirve para vivir la vida que deseamos. Tu luz es índigo y gira expandiéndose en cada vuelta. Cuando decides regresar lo haces con alegría. Vibras con el pulso del Universo. Giras feliz desde tu centro índigo: luminoso y radiante. Estás activando esta sexta rueda de energía índigo/luz índigo. Sientes tu cuerpo vibrar acompañado por el mantra OM que puedes elegir repetir. Este chakra está relacionado especialmente con los ojos.
Haz este ejercicio y luego puedes pasar al próximo chakra. Recuerda que la activación de uno te ayudará a activar aún mejor los otros como una reacción en cadena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario