miércoles, 2 de abril de 2014

2º CHACRA


Sentada/o (preferentemente) y con la columna derecha relájate y piensa en el chakra que deseas trabajar.
El segundo chakra se encuentra en el bajo abdomen, genitales y vientre (entre el ombligo y los genitales). En el hombre el primer y segundo chakra están muy juntos. En la mujer el segundo chakra está bien definido: es su vientre.
El elemento de este chakra es el AGUA.
Recuerda cuales son las características del agua: constante movimiento.
Con este chakra estás trabajando tu conexión con el deseo, la sexualidad, la procreación, creatividad, socialización...
Este chakra es el centro del cambio (como el agua en movimiento, el chakra dos se opone a la quietud y arraigo del chakra uno: tierra).
Partimos del chakra 1, la estabilidad y pasamos al chakra 2, el movimiento.
Pasamos de la unidad a lo diferente.
No solo pensamos en uno sino que ahora deseamos a otro. Queremos unión.
Este chakra nos enseña a mantenernos flexibles con nuestros deseos.
Recordemos que es agua y debe fluir, encontrar balance. Si el agua no fluye, se detiene quedando esta fuerza estancada y creando presión. Presión no es justamente lo que buscamos en el camino de la armonía y balance.
Uno de los principios de este chakra es el placer, lo cual es fabuloso y sano en la medida que no quedemos atrapados en él.
Su incienso es el jazmín.
Su color es naranja.
Su sonido (mantra) es VAM.
Si tienes una de las piedras que lo representa, coral, cornalina, por ejemplo, puedes sostenerla en tu mano o apoyarla en tu vientre.
Siéntate sobre un almohadón naranja o una tela naranja.
Bebe un vaso de agua pensando que limpia cada una de tus emociones y llega a tu vientre a revitalizarlo, energizarlo. También puedes dejar un vaso de agua a tu lado o meditar junto a una fuente de agua.
Desde este estado de quietud y entrega pones musica relajante o sonidos de agua en movimiento y visualizas por sobre todas las cosas el color naranja.
Te envuelves en una lluvia naranja brillante o nadas en aguas anaranjadas en una danza que gira en dirección a las agujas del reloj. Estás limpiando esta rueda de energía, te conviertes tú en esa rueda de luz anaranjaday sales de tu cuerpo. Eres una rueda de luz girando delante tuyo. Sueltas complejos, miedos, dudas... lo haces hasta sentir que es momento de volver al cuerpo, siempre en movimiento pero esta vez en dirección contraria a las agujas del reloj entras a tu lugar.
Sientes plenitud y amor. Tu cuerpo vibra acompañado por el mantra Vam que puedes repetir.
Haz este ejercicio y luego pasa al próximo chakra. Recuerda que la activación de uno te ayudará a activar aún mejor los otros como una reacción en cadena.
Este chakra se relaciona especialmente con las funciones líquidas de tu cuerpo: circulación, eliminación de orina, sexualidad y reproducción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario