miércoles, 2 de abril de 2014

1º CHACRA





Si estás descalza durante esta meditación es aún mejor, tocando el piso o la tierra ya que el primer chakra está conectado con lo terrenal. 
Su elemento es la TIERRA. 
Recuerda cuales son las características del mismo: se encuentra en la base de la espina dorsal, en el perineo, entre el ano y los genitales (coxis). 
Con este chakra estás trabajando tu conexión con: lo terrenal, material, este mundo físico, lo sólido, el trabajo, la supervivencia.
El primer chakra es el que nos trae estabilidad.
Si tienes un incienso: Cedar es el que lo representa. Su color es rojo (el color de mayor lentitud vibracional)
Su sonido (mantra) es LAM.
Si tienes una de las piedras que lo representan, rubí, un granate, por ejemplo, puedes sostenerla en tu mano o siéntate sobre ella.
Siéntate sobre un almohadón rojo o una tela roja. Desde este estado de quietud y entrega pones una música relajante y visualizas por sobre todas las cosas el color rojo.
Te envuelves en una lluvia roja brillante o te visualizas danzando en un bosque rojo, rodeado quizás de montañas rojas, bajo un cielo rojo que gira en dirección a las agujas del reloj.
Estás limpiando esta rueda de energía, te conviertes tú en esa rueda de luz roja que sale de tu cuerpo y se queda frente a ti girando sin parar.
Dejas ir a tus miedos, tus dudas: tu negatividad se va en cada vuelta.
Luego cuando tu intuición te dice que estás listo/a, llevas nuevamente la rueda de luz a su lugar pero esta vez ella está girando al contrario de las agujas de reloj. Lo haces con felicidad y la alegría de haber hecho algo por ti. Sientes tu cuerpo vibrar acompañado por el mantra Lam, que puedes repetir.
Haz este ejercicio y luego pasa al próximo chakra.
Recuerda que la activación de uno te ayudará a activar aún mejor los otros como una reacción en cadena.
Este chakra se conecta con las partes sólidas de tu cuerpo, especialmente los huesos y el intestino grueso (justamente el que pasa lo sólido).

No hay comentarios:

Publicar un comentario