sábado, 12 de abril de 2014

Los chacras explicados a los niños

viernes, 4 de abril de 2014

Los opuestos



Estamos viviendo una época en que andamos demasiado confundidos para poder apreciar a veces si escogemos el camino correcto. Por lo que pienso que esta lección os podrá dar un poco de luz. En ella podemos comprender que algunas ideas que se nos han inculcado son erróneas, y necesitamos renovarlas, para así poder observar con mas juicio el porque de algunas cosas.
Espero que los ejercicios que os propongo también nos ayuden a centrar y equilibrar mejor nuestras vidas.

LOS OPUESTOS

Según la teoría de los opuestos y de los contrarios, es sabido que donde está el blanco también está el negro, que al día se opone la noche, al calor el frío, etc.

Si existe una multitud de Ángeles “blancos”, existe por contraposición, otra multitud de Anglés negros, éstos también indudablemente necesarios para el desenvolvimiento del Plan. Donde hay inmovilidad, estatismo, no hay evolución. El movimiento se crea por contraposición de dos fuerzas, y en el movimiento hay evolución.

Pero yo no quiero entrar en mayor detalles sobre los Ángeles Negros, ya que es mi sentir el que quiero sembrar serenidad y esperanza, además no creo en ningún otro demonio si no es el que está encerrado en el corazón del hombre, y es este dominio personal el que nos pone obstáculos en el camino.

Hay opiniones diferentes en cuanto a lo que pudo ocurrir en el pasado para que algunos Ángeles cayeran, pero lo indiscutible es la persistencia con la que esta idea ha surgido en casi todos los sistemas de creencias del planeta. El cristianismo y el judaísmo tienen a Satanás, a Lucifer y, según las diversas sectas, un sinnúmero de Ángeles caídos.

Lucifer, dice una tradición, era uno de los siete grandes arcángeles de nuestro sistema solar, que actuaba como custodio del planeta Venus. Dios pidió un voluntario, entre sus principales Ángeles, que estuviera dispuesto a descender a la Tierra para fortalecer la resolución espiritual de la humanidad mediante una tentación constante. Lucifer se ofreció para la tarea. Pese a sus amorosas intenciones, con el correr de los siglos nuestra mente fue identificando poco a poco a lucifer con el demonio, en vez de verlo como un aspecto de Dios que nos ayuda a crecer, fortaleciendo nuestros músculos espirituales.

“El demonio me llevó a hacerlo”, es una excusa tentadora para justificar cualquier cosa; nos hemos dejado cegar por ella, al punto de retratar a Lucifer como fuente de todo lo que consideramos “maligno” en el mundo.

Una de las tareas celestiales de Lucifer, cuyo nombre mismo significa “dador de luz” o “portador de luz”, es enseñarnos el necesario lado oscuro de la vida. Lucifer es la sombra que revela la luz por contraste. En muchos sentidos, no podemos ver la verdadera luz sino después de experimentar la oscuridad. Tendemos a no valorar algo hasta que lo perdemos y volvemos a recuperarlo mediante nuestro propio esfuerzo. La parábola del hijo pródigo señala esa peculiaridad de la naturaleza humana.

Esta interdependencia de luz y oscuridad, de alegría y pesar, de bien y mal, así como todos los opuestos de nuestro dual sistema de realidad, cede a la comprensión de que, dentro de un contexto más amplio. Cristo y Lucifer son, sino exactamente complementarios, miembros de un mismo bando y partes integrales de un todo.

El mal es sólo la privación del bien, y cuando el alma emerge de esta ilusión de mal, Lucifer retoma su puesto original entre los grandes Arcángeles de Dios.

¿Satán es necesario? si la tradición judía nunca consideró que Satán fuera rival de Dios ni que fuera independiente de su voluntad ¿para qué existe?

La palabra hebrea Satán significa “adversario”, no de Dios sino de la humanidad. Las concepciones judaicas sobre la omnipotencia y la unicidad absoluta de Dios no permiten la presencia de ningún adversario en Sus Dominios, pero Dios creó a los humanos y les garantizó el libre albedrio. Y les confirió la capacidad tanto del bien como del mal.

La serpiente en el Jardín de Edén en el Satán que llevamos adentro. Es el arquitecto de nuestras conductas perniciosas, el seductor incansable, el racionalizador del mal y el agente de nuestra propia ruina. Pero puede ser resistido positivamente. El antídoto para SU VENENO es la firme convicción de que su papel es colocado en nuestras almas por medio de sus tentaciones. En ese sentido Dios quiso que Satán formara nuestro carácter moral.

Satán es una fuerza dentro de cada uno de nosotros. No podemos deshacernos de él porque forma parte de nosotros. Sin embargo podemos dominarlo si nos resistimos a su llamado tentador y hacemos caso a la Inclinación al Bien, que también es parte integral de nosotros.

Lentamente, con seguridad, vamos emergiendo colectivamente de esta ilusión del mal. Hacerlo significa aferrarse con firmeza de la concepción de Dios como Poder Único, Principio Vital Ultimo, del que todo lo demás emana. Naturalmente, la ilusión del miedo y el odio aún acecha en nuestras ciudades, y, a veces, puede convencernos, si prestamos demasiada atención a los medios, de que tiene cierto grado de realidad objetiva.

Pero, ¿no es justamente ese el desafío que se nos ha presentado, lograr un entendimiento más pleno del lado oscuro de nuestra propia naturaleza? Según aprendemos a liberar y, finalmente, deshacernos de la conducta negativa y autodestructiva, también cesamos de proyectar nuestra propia negatividad sobre un demonio ficticio, Ángeles caídos u otras personas. Cuando llegamos a este punto no tenemos más necesidad de aferrarnos a la ilusión del mal.

Al reconciliar estas características aparentemente opuestas demostramos también esas cualidades que los Ángeles tanto aprecian en nosotros. Y a nuestra vez, podemos liberar a los supuestos Ángeles caídos de la negatividad que hemos ido exteriorizando sobre ellos, a través de largos milenios. Al hacerlo así podemos permitirles, una vez más cumplir con las funciones para las que fueron creados en un principio.

EL ÁNGEL DEL EQUILIBRIO

Toda nuestra vida en este planeta no es sino una constante búsqueda en el exterior de un equilibrio que sólo se halla en nuestro interior.
Conectar con el Ángel del Equilibrio, que siempre está con nosotros, en lo más profundo de nosotros mismos, es situarnos en ese punto metafísico de equilibrio en el cual el bien y el mal se confunden en el Mejor, y en el cual la verdad y la mentira se confunden en aquel silencio que está más allá de la verdad y de la mentira.

El equilibrio consiste en utilizar tanto la cabeza como el corazón.

El equilibrio no es mantenerse erguido sobre un solo pie, es mantenerse sobre los dos pies.

Te propongo que:

Te pongas cómoda y cierres los ojos.
Aspira profundamente sintiendo como el aire llena tus pulmones y, cuando espires, siente como el aire que devuelves llena el espacio que te rodea.
Aprecia el equilibrio que hay entre el aire que recibes y el que devuelves.
Imagínate como una persona extraordinariamente equilibrada, capaz de relajarse, divertirse, pero también de pensar y trabajar sin dejarse alterar por lo que pueda ocurrir en el mundo exterior.
Tu vida está perfectamente equilibrada, como tu respiración.


MEDITACIÓN CENTRALIZADORA

Pasamos mucho tiempo dentro de la mente, de la cabeza. Pero esta meditación llevará la conciencia a tu mismo corazón, el centro de tu cuerpo, que es el sitio donde tus Ángeles se encuentran contigo.

Lo único que necesitas es un sitio donde puedas estar en silencio y sin perturbaciones. Lee varias veces los pasos antes de comenzar.

1) Cierra los ojos. Siente cómo sube y baja tu aliento en el cuerpo. Mantén el pensamiento de que, cuando respiras, Dios te está dando aliento.

2) Pon las manos sobre el corazón. Siente el latir del corazón, la fuerza vital. Siente cómo bombea sangre a todos los rincones de tu cuerpo.

3) Mantén la atención centrada en el corazón y su latido. Si tu mente se distrae, devuélvela a tu corazón, al centro de tu naturaleza sensible.

4) Imagina una luz o llama en el centro de tu corazón. Representa la chispa de lo Divino dentro de ti. Es la semilla de quien eres. De la manera que puedas, conéctate con esa chispa y siente lo que significa para ti.

5) Exhala a fondo. Cuando estés lista, vuelve a abrir los ojos.

Este ejercicio puede inundarte con una gran sensación de calma, de percepción de tu Yo Superior. Puedes utilizarlo a cualquier hora del día, dondequiera que estés, cunado no te sientas centrada. Como sólo lleva un minuto, puedes hacerlo en tu escritorio, o ante el volante de tu auto cuanto te detenga un semáforo en rojo. La vida que llevamos es mucho más complicada que la de nuestros abuelos. Bienvenido sea cualquier herramienta que nos permita permanecer centrados.
Cuando pensamos en Ángeles, con frecuencia pensamos en coros celestiales, en Ángeles con carpas y trompetas. Cuando entramos en alineación con nuestros acompañantes, nos abrimos a esa música gloriosa, que tanto se oye como se siente.

miércoles, 2 de abril de 2014

Gemoterapia en animales




Al igual que los seres humanos, las otras especies animales también se pueden beneficiar de la fuerza curativa de los minerales. A través de nuestra experiencia propia y la de otros terapeutas energéticos hemos tenido evidencias de que en otras especies el proceso sanador es más sencillo y rápido, ya que ellos no oponen resistencias mentales. 

Igualmente para ellos esta terapia es complementaria, ayudándoles en procesos tales como la enfermedad física, problemas de autoestima, emocionales o de agresividad. 

Los otros animales también tienen un cuerpo energético y sus vórtices o chakras, así que las aplicaciones de gemas son semejantes a las que llevamos a cabo en los seres humanos.








7ª CHAKRA



 Se encuentra en nuestra cabeza, la corona. Está asociado con el conocimiento, la comprensión y todo lo que tenga que ver con la mente y el espíritu: la iluminación. Nuestra unión con el Universo, la voluntad, la inspiración. Sabiduría Divina.
Este chakra está íntimamente relacionado con nuestra conciencia y todo lo que tenga que ver con nuestro SER SUPERIOR.
Su elemento es el pensamiento.
Color: blanco
Piedras:diamante, cuarzo de cristal, cristal de roca
Incienso: Sandalo
Sentido: UNO/ UNIDAD
Su sonido: el silencio.
Contacto con la naturaleza: la cima de la montaña.
Frase que nos reconecta con esta energía: “Somos / Sabemos”
Siéntate sobre un almohadón blanco o una tela de ese color. Recuerda que eres un canal abierto que desea dejar entrar las fuerzas de la fuente: Dios, el Universo o como desees llamarlo. No estás más en la oscuridad, aquí y ahora te encuentras en el brillo de tu propia luz y esta Luz Universal que cae sobre tu cuerpo en este momento es de color blanco radiante. Desde este estado de quietud y entrega pones música relajante y visualizas por sobre todas las cosas el color blanco. Con los ojos suavemente cerrados visualizas tu centro corona en lo alto de tu cabeza. Tratas de quedarte allí unos minutos e imaginas que despides una brillante columna de luz hacia la inmensidad del firmamento que va girando en dirección a las agujas del reloj. Lentamente y siempre en movimiento nos abre el camino para nuestra unión con la Divinidad. Tu luz es de un blanco luminoso y gira expandiéndose en cada vuelta abarcando todo lo que nos rodea. Cuando decides regresar lo haces con alegría. Vibras con el pulso del Universo. Giras feliz desde tu centro blanco: luminoso y radiante. Estás activando esta septima rueda de energía. Sientes tu cuerpo vibrar sintiendo el silencio que todo lo abarca.
Con este ejercicio llegas al final del camino, has activado la totalidad de los chacras mayores te sientes pleno y con tus chacras activados preparado para enfrentar la vida con paz, serenidad.

6ª CHAKRA


El sexto chakra se encuentra en el centro de la cabeza, entre los ojos o un poco más arriba. Este es el chakra de la visualización, imaginación, clarividencia. Este es el centro de la vista. Al sexto chakra se lo asocia con el Tercer Ojo aunque no es su sinónimo. Al tercer Ojo lo podemos ver en este caso como una herramienta que asiste al sexto chakra, del mismo modo que los ojos físicos son una herramienta de percepción para el cerebro. Los Hindúes llaman a este chakra ajna, que originalmente significaba “percibir” y más tarde se cambió su significado a “ordenar, comandar, establecer, prescribir, estipular, decidir” nuestras vidas, ya que podemos proyectarnos mejor con el contenido que nuestras visualizaciones nos proveen. Pues, una vez que el aspecto perceptivo de este chakra se abre, es más fácil dirigir nuestra
atención a lo que realmente sentimos vale la pena, en vez de actuar a “ciegas”. Comparándolo con los cinco chakras anteriores, este es el que se encuentra en el cerebro, por lo tanto su naturaleza es más mental que la de los cinco chakras que lo preceden. Este chakra tiene una vibración más rápida que la del sonido. El elemento del que hablamos aquí es la luz.
Su incienso es: anís, acacia entre otros.
Su color es índigo.
Su sonido es OM.
Si tienes una de las piedras que lo representan, lapislázuli o cuarzo, por ejemplo, puedes sostenerla en tu mano o apoyarla en tu frente.
Siéntate sobre un almohadón índigo o una tela de ese color. Recuerda que eres un canal abierto que desea dejar entrar las fuerzas de la fuente: Dios, el Universo o como desees llamarlo. No estás más en la oscuridad, aquí y ahora te encuentras en el brillo de tu propia luz y esta Luz Universal que cae sobre tu cuerpo en este momento es de color índigo. Desde este estado de quietud y entrega pones música relajante y visualizas por sobre todas las cosas el color índigo. Con los ojos suavemente cerrados visualizas ese punto entre las cejas. Tratas de quedarte allí unos minutos e imaginas un ojo gigante de color índigo girando en dirección a las agujas del reloj. Lentamente y siempre en movimiento sale de tu frente y gira frente a ella limpiando todo obstáculo que no nos permita ver lo que nos sirve para vivir la vida que deseamos. Tu luz es índigo y gira expandiéndose en cada vuelta. Cuando decides regresar lo haces con alegría. Vibras con el pulso del Universo. Giras feliz desde tu centro índigo: luminoso y radiante. Estás activando esta sexta rueda de energía índigo/luz índigo. Sientes tu cuerpo vibrar acompañado por el mantra OM que puedes elegir repetir. Este chakra está relacionado especialmente con los ojos.
Haz este ejercicio y luego puedes pasar al próximo chakra. Recuerda que la activación de uno te ayudará a activar aún mejor los otros como una reacción en cadena.

5º CHAKRA


El quinto chakra se encuentra en la garganta. 
Este es el chakra de la comunicación. 
Este chakra es el centro del sonido, mantras, la vibración y la autoexpresión. 
Creamos, transmitimos y recibimos comunicación entre uno mismo y los demás. 
Entre sus atributos encontramos: escuchar, hablar, escribir, vibrar, telepatía y todo aquello relacionado con el sonido y el lenguaje.
A medida que ascendemos con los chakras es más difícil encontrar límites entre uno y otro.
El final de uno y el principio de otro se tocan, hay puntos de encuentro.
Con cada paso que subimos es menos definida la separación y más aparente el concepto de unidad. Este chakra se encuentra en la región de la garganta y el cuello.
La vibración es una manifestación del ritmo.
Dion Fortune, describe en “La Doctrina Cósmica” a la vibración como “el impacto del ritmo de un plano sobre la sustancia de otro.”
A medida que ascendemos con nuestros chakras, cada plano de vibración es más alto y rápido.
La luz tiene una vibración mayor que la del sonido y a su vez la vibración del pensamiento es mayor que la de la luz.
El elemento de este chakra es el SONIDO.
Su color es azul brillante.
Su sonido es HAM (sonido etéreo y liviano).
Si tienes una de las piedras que lo representan, turquesa, por ejemplo, puedes sostenerla en tu mano o apoyarla en tu garganta.
Siéntate sobre un almohadón azul o una tela azul. Recuerda que eres un canal abierto que desea dejar entrar las fuerzas de la fuente: Dios, el Universo o como desees llamarlo.
No estás más en la oscuridad, aquí y ahora te encuentras en el brillo de tu propia luz y esta Luz Universal que cae sobre tu cuerpo en este momento es azul tersa, vibrante.
Desde este estado de quietud y entrega pones musica relajante y visualizas por sobre todas las cosas el color azul.
Te envuelves en capas y mas capas de luz azul vivo, en una danza que gira en dirección a las agujas del reloj.
Sales de tu cuerpo con la intención de soltar el miedo a la comunicación y aceptas tu creatividad. Eres una fuerza azul que vibra rítmicamente.
Eres silencio y claridad.
Eres comunicación y creación.
Vibras con el pulso del Universo.
Giras feliz ahora desde tu centro azul y perfecto y decides regresar a tu cuerpo cambiando la dirección de tu rotación.
Giras en dirección contraria a las agujas del reloj.
Al hacerlo entreabres tu boca relajada y desde tu garganta irradias una luz que destella la vibración exacta de la expresión.
Estás activando esta cuarta rueda de energía azul/luz azul.
Sientes tu cuerpo vibrar acompañado por el mantra HAM que puedes elegir repetir.
Este chakra está relacionado especialmente con las siguientes partes del cuerpo: garganta, cuello, brazos y manos.
Haz este ejercicio y luego puedes pasar al próximo chakra. Recuerda que la activación de uno te ayudará a activar aún mejor los otros como una reacción en cadena.

4º CHACRA



Sentada/o (preferentemente) y con la columna derecha relájate y piensa en el chakra que deseas trabajar. 
El cuarto chakra se encuentra en el corazón. 
Este es un gran salto desde los tres anteriores ya que pasamos al chakra centro. 
Este se encuentra entre los tres chakras bajos (los que nos conectan a este mundo) y los tres chakras superiores (el mundo espiritual y mental).
Este cuarto chakra tiene como función integrar y balancear ambos mundos.
El amor que sentimos en este chakra no es un amor dependiente, no crea necesidad o deseo: todo vive en perfecto equilibrio aquí cuando nuestra energía está balanceada.
El amor en el chakra del corazón es un amor de aceptación, paz y armonía dentro de nosotros, es diferente al amor del segundo chakra.
Este es un amor Universal.
Este cuarto chakra es el centro a donde podemos ir por paz y tranquilidad.
El elemento de este chakra es el AIRE, el menos denso de todos los elementos físicos.
El aire representa la libertad, el vuelo, el espacio. Partimos del chakra 1, la estabilidad y pasamos al chakra 2, el movimiento, el tercer chakra es el poder de la vida, la vitalidad y la conexión.
Aquí nos encontramos en un punto medio.
Su incienso es: lavanda o jazmín entre otros.
Su color es verde.
Su sonido es YAM.
Si tienes una de las piedras que lo representan, esmeralda o cuarzo rosado, por ejemplo, puedes sostenerla en tu mano o apoyarla en tu corazón. Siéntate sobre un almohadón verde o una tela verde.
Recuerda que eres un canal abierto que desea dejar entrar las fuerzas de la fuente: Dios, el Universo o como desees llamarlo.
No estás más en la oscuridad, aquí y ahora te encuentras en el brillo de tu propia luz y esta Luz Universal que cae sobre tu cuerpo es verde reluciente, armoniosa y curativa.
Desde este estado de quietud y entrega pones música relajante y visualizas por sobre todas las cosas el color verde.
Te envuelves bajo un cielo verde brillante, en una danza que gira en dirección a las agujas del reloj. Eres una bola liviana, flotas en el cielo verde, el aire verde.
Giras desde tu centro perfecto frente a tu cuerpo.
Estás limpiando tu chakra, te despojas de dolores físicos o psíquicos, confusión, miedos.
Abres tus brazos y desde tus manos sale esta bella luz verde, chispeante y resplandeciente.
Envías tu amor al mundo.
Este es un amor incondicional, amor hacia ti y los demás.
Es una entrega perfecta.
Es la luz del amor y la sanación.
Decides volver a tu cuerpo pero esta vez lo haces girando en contra de las agujas del reloj.
Irradias alegría.
Cuanto más das, más recibes (en la medida que no te olvides de ti).
Estás activando esta cuarta rueda de energía verde/luz verde.
Sientes tu cuerpo vibrar acompañado por el mantra YAM que puedes repetir.
Este chakra está relacionado especialmente con los pulmones, el corazón, brazos y manos.
Haz este ejercicio y luego puedes pasar al próximo chakra.
Recuerda que la activación de uno te ayudará a activar aún mejor los otros como una reacción en cadena.

3ª CHAKRA


Sentada/o (preferentemente) y con la columna derecha relájate y piensa en el chakra que deseas trabajar.
El tercer chakra se encuentra en el ombligo (Plexo Solar).
Es el chakra donde sentimos el cosquilleo del amor y la ansiedad o esos nervios molestos cuando no nos sentimos bien.
El elemento de este chakra es el FUEGO. Recuerda que en un viaje ascendente del primer al tercer chakra has partido de la tierra fija y base de tu vida en este planeta, continuando por el agua del cambio y la pasión. Ahora te encuentras en la fuerza del fuego, la risa, la voluntad, el calor, la luz, el poder!
Este chakra ofrece el movimiento que te lleva a la acción. ¡Levantate y haz algo! ¡Muévete!.
Este chakra es el motor que se prende para movilizarnos. El que provee la chispa de la vida que enciende nuestra voluntad a la acción.
Partimos del chakra 1, la estabilidad y pasamos al chakra 2, el movimiento.
El tercer chakra es el poder de la vida, la vitalidad y la conexión.
Respira profundamente y deja que ese aire cargado de calor y fuego llene tu abdomen.
Imagina la luz del sol como una lluvia amarilla y brillante entrando por el centro de tu cabeza (7mo chakra)
Su incienso: canela.
Su color es amarillo.
Su sonido (mantra) es RAM.
Si tienes una de las piedras que lo representan, ámbar, topacio cuarzo citrino, por ejemplo, puedes sostenerla en tu mano o apoyarla en tu ombligo.
Siéntate sobre un almohadón amarillo o una tela amarilla.
Recuerda que eres un canal abierto que desea dejar entrar las fuerzas de la fuente, Dios, el Universo o como desees llamarlo. No estás más en la oscuridad, aquí y ahora te encuentras en el brillo de tu propia luz y esta Luz Universal que cae sobre tu cuerpo: amarilla, viva y poderosa.
Desde este estado de quietud y entrega pones música relajante y visualizas por sobre todas las cosas el color amarillo.
Te envuelves en una lluvia amarilla brillante, en una danza que se mueve en dirección a las agujas del reloj.
Eres una bola de fuego que gira poderosa.
Estás limpiando esta tercer rueda de energía, te conviertes tú en la rueda amarilla.
Sales de tu cuerpo y te despojas de complejos e inseguridades.
Sientes fuerza y amor.
Giras hasta sentir que estás lista/o a volver y lo haces dando vueltas y feliz, con la sensación del poder obtenido.
Sientes tu cuerpo vibrar acompañado por el mantra RAM que puedes repetir.
Haz este ejercicio y luego pasa al próximo chakra.
Recuerda que la activación de uno te ayudará a activar aún mejor los otros como una reacción en cadena.
Este chakra está relacionado especialmente con el sistema digestivo y los músculos.

2º CHACRA


Sentada/o (preferentemente) y con la columna derecha relájate y piensa en el chakra que deseas trabajar.
El segundo chakra se encuentra en el bajo abdomen, genitales y vientre (entre el ombligo y los genitales). En el hombre el primer y segundo chakra están muy juntos. En la mujer el segundo chakra está bien definido: es su vientre.
El elemento de este chakra es el AGUA.
Recuerda cuales son las características del agua: constante movimiento.
Con este chakra estás trabajando tu conexión con el deseo, la sexualidad, la procreación, creatividad, socialización...
Este chakra es el centro del cambio (como el agua en movimiento, el chakra dos se opone a la quietud y arraigo del chakra uno: tierra).
Partimos del chakra 1, la estabilidad y pasamos al chakra 2, el movimiento.
Pasamos de la unidad a lo diferente.
No solo pensamos en uno sino que ahora deseamos a otro. Queremos unión.
Este chakra nos enseña a mantenernos flexibles con nuestros deseos.
Recordemos que es agua y debe fluir, encontrar balance. Si el agua no fluye, se detiene quedando esta fuerza estancada y creando presión. Presión no es justamente lo que buscamos en el camino de la armonía y balance.
Uno de los principios de este chakra es el placer, lo cual es fabuloso y sano en la medida que no quedemos atrapados en él.
Su incienso es el jazmín.
Su color es naranja.
Su sonido (mantra) es VAM.
Si tienes una de las piedras que lo representa, coral, cornalina, por ejemplo, puedes sostenerla en tu mano o apoyarla en tu vientre.
Siéntate sobre un almohadón naranja o una tela naranja.
Bebe un vaso de agua pensando que limpia cada una de tus emociones y llega a tu vientre a revitalizarlo, energizarlo. También puedes dejar un vaso de agua a tu lado o meditar junto a una fuente de agua.
Desde este estado de quietud y entrega pones musica relajante o sonidos de agua en movimiento y visualizas por sobre todas las cosas el color naranja.
Te envuelves en una lluvia naranja brillante o nadas en aguas anaranjadas en una danza que gira en dirección a las agujas del reloj. Estás limpiando esta rueda de energía, te conviertes tú en esa rueda de luz anaranjaday sales de tu cuerpo. Eres una rueda de luz girando delante tuyo. Sueltas complejos, miedos, dudas... lo haces hasta sentir que es momento de volver al cuerpo, siempre en movimiento pero esta vez en dirección contraria a las agujas del reloj entras a tu lugar.
Sientes plenitud y amor. Tu cuerpo vibra acompañado por el mantra Vam que puedes repetir.
Haz este ejercicio y luego pasa al próximo chakra. Recuerda que la activación de uno te ayudará a activar aún mejor los otros como una reacción en cadena.
Este chakra se relaciona especialmente con las funciones líquidas de tu cuerpo: circulación, eliminación de orina, sexualidad y reproducción.

1º CHACRA





Si estás descalza durante esta meditación es aún mejor, tocando el piso o la tierra ya que el primer chakra está conectado con lo terrenal. 
Su elemento es la TIERRA. 
Recuerda cuales son las características del mismo: se encuentra en la base de la espina dorsal, en el perineo, entre el ano y los genitales (coxis). 
Con este chakra estás trabajando tu conexión con: lo terrenal, material, este mundo físico, lo sólido, el trabajo, la supervivencia.
El primer chakra es el que nos trae estabilidad.
Si tienes un incienso: Cedar es el que lo representa. Su color es rojo (el color de mayor lentitud vibracional)
Su sonido (mantra) es LAM.
Si tienes una de las piedras que lo representan, rubí, un granate, por ejemplo, puedes sostenerla en tu mano o siéntate sobre ella.
Siéntate sobre un almohadón rojo o una tela roja. Desde este estado de quietud y entrega pones una música relajante y visualizas por sobre todas las cosas el color rojo.
Te envuelves en una lluvia roja brillante o te visualizas danzando en un bosque rojo, rodeado quizás de montañas rojas, bajo un cielo rojo que gira en dirección a las agujas del reloj.
Estás limpiando esta rueda de energía, te conviertes tú en esa rueda de luz roja que sale de tu cuerpo y se queda frente a ti girando sin parar.
Dejas ir a tus miedos, tus dudas: tu negatividad se va en cada vuelta.
Luego cuando tu intuición te dice que estás listo/a, llevas nuevamente la rueda de luz a su lugar pero esta vez ella está girando al contrario de las agujas de reloj. Lo haces con felicidad y la alegría de haber hecho algo por ti. Sientes tu cuerpo vibrar acompañado por el mantra Lam, que puedes repetir.
Haz este ejercicio y luego pasa al próximo chakra.
Recuerda que la activación de uno te ayudará a activar aún mejor los otros como una reacción en cadena.
Este chakra se conecta con las partes sólidas de tu cuerpo, especialmente los huesos y el intestino grueso (justamente el que pasa lo sólido).

Trabajos de activación de los chakras



Chakra es una palabra sánscrita que significa rueda o vórtice y hace referencia a los siete centros de energía que componen nuestra consciencia y nuestro sistema nervioso. Estos chakras o centros de energía, funcionan como bombas o válvulas y regulan el flujo de energía a través de nuestro sistema energético. El funcionamiento de los chakras refleja las decisiones que tomamos al reaccionar ante las circunstancias de nuestra vida. Abrimos y cerramos estas válvulas cuando decidimos qué pensar y que sentir, y cuando escogemos el filtro perceptivo a través del que queremos experimentar el mundo que nos rodea. Los chakras no son físicos. Son aspectos de nuestra conciencia, como las auras. Los chakras son más densos que las auras, pero no tanto como el cuerpo físico. Interaccionan con el cuerpo físico a través de dos vehículos principales: el sistema endocrino y el sistema nervioso. Cada uno de los siete chakras esta asociado a una de las siete glándulas endocrinas, y a su vez con un grupo de nervios llamado plexo. De este modo, cada chakra puede asociarse a partes y funciones concretas del cuerpo controladas por el plexo o por la glándula endocrina asociada a dicho chakra. Todos tus sentidos, todas tus percepciones, todos tus posibles estados de conciencia, cualquier cosa que puedas experimentar, puede dividirse en siete categorías. Cada categoría puede asociarse a un chakra en concreto. Así pues, los chakras no solo representan partes concretas de tu cuerpo físico, sino también zonas concretas de tu conciencia. Cuando sientes tensión en tu conciencia, la sientes en el chakra asociado a esa parte de la conciencia y a su vez, en las zonas del cuerpo físico, que están relacionadas con ese chakra. Donde sientas el estrés depende de porqué sientes ese estrés. La tensión del chakra la detectan los nervios del plexo relacionados con ese chakra y la transmiten a las zonas del cuerpo que están controladas por ese plexo. Cuando la tensión se mantiene durante un período de tiempo, o a un nivel de intensidad determinado, la persona crea un síntoma a nivel físico. El síntoma habla un lenguaje que refleja la idea de que cada uno de nosotros crea su propia realidad y el significado metafórico del síntoma se hace patente cuando éste es descrito desde ese punto de vista. Por lo tanto, en lugar de decir "no puedo ver", la persona debería describir esa sensación como una abstención de ver algo. "No puedo andar" significa que esa persona se abstiene de caminar para alejarse una situación en la que es infeliz y así sucesivamente. El síntoma sirve para comunicar a la persona a través de su cuerpo lo que esta ocurriendo en su conciencia. Si, al comprender el mensaje que ha enviado el síntoma, la persona cambia algo de su forma de ser, ese síntoma ya no tiene razón de existir y puede ser liberado, siempre que la persona se permita a sí misma creer que es posible. Nosotros creemos que todo es posible. Creemos que todo puede curarse. Simplemente se trata de saber cómo hacerlo. Entender los chakras permite entender la relación entre nuestra conciencia y nuestro cuerpo y de este modo, nos permite ver nuestro cuerpo como un mapa de nuestra conciencia. Nos aporta una mejor comprensión de nosotros mismos y de todo lo que nos rodea.

martes, 1 de abril de 2014

Mis conversaciones con Nathaniel. "El jardín de la vida"





La vida es como un un jardín y nosotros somos sus jardineros, así que somos nosotros mismos los que debemos decidir que queremos plantar en nuestro jardín. 


Si queremos que hayan rosas deberemos sembrar rosas pero también podemos decidir dejar el jardín yermo y que crezcan las malas hierbas o incluso que nazcan plantas toxicas. 

Nosotros decidimos. 

Debemos cultivar nuestras vidas, si en nuestro interior tenemos amor, abundancia, bienestar, salud, eso crecerá en el exterior, eso tendrá nuestro jardín de la vida, pero aunque se plante las semillas de las rosas, si no seguimos cuidando abonando y regando, el jardín morirá.

De mis conversaciones con NATHANIEL 
9-1-2011, 11 de la mañana.

Los Ángeles de Mayo




Las energías angélicas de mayo ayudan a darle sabor a la vida, a descubrir el goce de los placeres sencillos y a encontrar una productividad útil para invertir los bienes que se poseen.

Propician los encuentros con personas afines, favorecen los grandes amores y el cumplimiento de las promesas. Procuran que no se pierdan los talentos y acuden cuando se necesita inspiración.

Tiempo de mayor influencia.

Primera semana: Ángel de la Calma y la Reconciliación.
Segunda semana: Ángel de la Belleza y el Bienestar.
Tercera semana: Ángel del Amor y las Recompensas.
Cuarta semana: Ángel de la Fidelidad y la Plenitud.

Otras virtudes:

Constancia, plenitud, madurez de espíritu, creatividad, deleite, dulzura, sutileza, resistencia, resolución, triunfo, perdón, regeneración moral, riqueza, mecenazgo y orden.

Acude a ellos si necesitas:

Salir del agobio de la rutina y la falta de tiempo.
Si necesitas alimentar tu espíritu.
Suavizar rupturas y discusiones sentimentales, rompiendo el hielo de silencios y ausencias.
Quitarte complejos y gustarte como eres.
Voluntad para seguir regímenes y tratamientos.
Recursos económicos para realizar reformas y adaptar tu casa a nuevas necesidades.
Mejorar tu relación de pareja o encontrar a la persona idónea con quien compartir tu vida.
Recuperar lo injustamente perdido.
Que tu trabajo de buenos y abundantes frutos.
Protección contra la desconfianza, los engaños y los celos.
Reconocimiento en el trabajo.
Sentirte querido por los tuyos y bien contigo mismo.