viernes, 21 de junio de 2013

El próximo 21 de Junio, sigue el cambio dimensional







El próximo solsticio del 21 de junio 2013 es una fecha que recoge una energía muy importante, de un gran cambio dimensional que como todos sabemos alcanzó su máximo en la famosa fecha del solsticio del 21 de Diciembre del 2012.

Parece que no pasó realmente nada en aquella fecha. Incluso para muchos fue una suerte de “desilusión”. Se esperaba algo, un gran cambio repentino, un cambio externo en nuestro mundo, un gran cambio del mundo que nuestros ojos físicos contemplan.

Incluso el “final del mundo” como las interpretaciones apocalípticas estaban transmitiendo a parte de la humanidad. Pero no fue así. Después del 21-12-2012 el mundo siguió estando ahí “aparentemente” de la misma forma. Pero tampoco eso es cierto.


Aunque el mundo no se acabó en una suerte de catarsis apocalíptica, realmente como muchos de nosotros o todos podemos percibir (cada uno a su manera), nos encontramos en otra dimensión de la realidad. Un mundo nuevo donde las reglas del juego de lo que llamamos “realidad” han comenzado a cambiar drásticamente. Un gran cambio anunciado desde muy atrás en el tiempo, que nos lleva a un mundo distinto, a una manera de percibirlo, de vivirlo y de estar aquí distinta. Es otro mundo (que hemos llamado, a falta de mejores definiciones, la 4ª-5ª dimensión) relacionado con la “bajada” del Espíritu a la Tierra. Del Ser espiritual que realmente somos, bajando, haciendo “download” a través de cada uno de nosotros. Eso que también hemos llamado el Ser Crístico, o la segunda venida de Cristo a la Tierra, no como otra persona externa que viene a contarnos más cosas, sino como la esencia de nuestra conexión divina, nuestra conexión cuántica con el Universo, que se hace manifestable ahora a través del canal del Cielo en la Tierra que todo ser humano despierto es. 

Esta venida del Ser Crístico a cada uno de aquellos de nosotros que podemos aceptarlo, todos aquellos que hemos limpiado y preparado un altar dentro de nosotros para recibir la llegada de esa elevada frecuencia, es un nuevísimo estado de conciencia, estado de Presencia en el mundo, que nada tiene que ver con la constatación racional o intelectual, sino con esa “certeza” interna que muchos de nosotros estamos experimentando y que nos lleva a un lugar más allá del “yo”, del personaje que hemos sido, del yo personalista, con su bagaje de historia personal y de distorsión mental-emocional y energética en la mayoría de los casos, como corresponde al reflejo de la historia de la humanidad a su paso por este lugar de “separación” y oscuridad que ha sido hasta ahora el planeta tierra.
Todo eso queda ahora atrás, si así lo elijes… Y en su lugar aparece la Presencia, la conexión con la magia de la Gran Conciencia, el Gran Espíritu como decían los indios americanos, el Campo Unificado de Todas las Posibilidades, como habla la física quántica actual. Ya no eres “tu”, aunque parece que tengas el mismo aspecto y sigas andando por la calle. Pero el que anda ahora ya no es Juan, o Pepe, o María, ese personaje atado al tiempo y cargado de su historia que arrastra por todo el mundo. El que ahora anda por la calle es un Ser que realmente no es de este mundo ni está regido por las leyes que este mundo parecía tener. No es esclavo del tiempo, y por lo tanto del miedo, aunque está profundamente arraigado en este mundo, en el corazón de Gaia, nuestra querida Madre Tierra.

Eso es el Cielo en la Tierra, que ahora comienza desde ese estado “extraño” y atípico que muchos de nosotros experimentamos, a experienciarse en nuestras vidas en forma de lo que podríamos llamar la Magia Cuántica Creadora. 

Son los primeros pasos en este nuevo mundo. Somos como niños comenzando a descubrir algo que cada vez va a venir más con toda su magnífica grandiosidad y que está disolviendo y disolverá todas las creencias, las ataduras y las fabricaciones que la pequeña mente humana había ilusoriamente creado acerca de lo que el mundo era, de sus reglas y limitaciones, que nos habían llevado a un mundo de lucha, de sufrimiento, de enfermedad, de guerra y de muerte por tanto tiempo. Todo eso se acaba ahora para aquellos que lo elijan. Los que no lo elijan así, tendrán sus nuevas oportunidades. Realmente su oportunidad “eterna”, pues de lo que hablamos es de algo a lo que es inevitable llegar. Aunque, si puedes elegirlo “ahora”, ¿para qué seguir esperando, con más dolor, con más ansiedad y sufrimiento, con más muerte…?. 

El solsticio del 21-12-2012 fue el “rayo sincronizador”, el “botón reinicio” de la mente-corazón humanos, proveniente del la energía del Gran Sol Central de la Galaxia (Hunab-Kú, le llamaban los mayas). El punto final de una serie de ciclos cósmicos, como los Mayas conocían muy certeramente. Ese “rayo sincronizador” ha cambiado todo. Realmente su efecto ha sido el de deshacer el asiento del “yo” y por eso en estos primeros seis meses que llevamos, después del 21-12-2012, hemos pasado un tiempo extremadamente “descolocante”. 

Los seis primeros meses del 2013, con su apoteosis final del triple portal de eclipses de abril y mayo, han sido una enorme limpieza final de todo aquello que todavía quedaba en nuestro inconsciente y en nuestros cuerpos energéticos, mental y emocional. Una gran limpieza final para pasar a través del “ojo de la aguja” de esa nueva realidad de la 4ª dimensión, que nos llevará suave y progresivamente en las próximas décadas a la experiencia crística que comienza en los niveles superiores de esa 4ª-5ª dimensión. Una gran limpieza necesaria para lo que es un auténtico renacer, una nueva encarnación en vida, esta vez sin tener que morir físicamente y es por eso por lo que tantas personas han podido sentir estos meses pasados ese verdadero “descoloque” a distintos niveles, desde lo físico, lo emocional, lo mental o meramente esa descolocación de nuestras antiguas costumbre y hábitos de afrontar la vida cotidiana. Nada realmente que temer. Si has podido de una u otra forma mantener tu “presencia”, el testigo del observador en ti a través de este largo e intenso túnel de los primeros meses del 2013, sin duda tu fortaleza, la fortaleza del Espíritu a través tuyo, habrá salido multiplicada exponencialmente para poder afrontar esa nueva realidad de la que hablamos. 

El próximo solsticio del 21 de junio 2013 recoge toda esa energía que se desplegó tras el 21-12-2012 y nos lleva directamente al verdadero cierre de todo este proceso que se está produciendo progresivamente conforme nos acercamos al final del año maya (24 de julio) y al día fuera del tiempo del calendario maya (25 de julio). A partir de ahí (conjunción Sol-Sirio, día 26 de julio, año nuevo maya) estamos ya en otro mundo. En otro ciclo, ya no de limpiezas y de recolocamientos continuos, sino de experimentación del poder de la magia creadora a través del canal de manifestación aquí en la Tierra que somos, que es todo aquel que ha dejado atrás todos sus deseos personales (los deseos del ego, el “yo” personalista) para situarse en la entrega incondicional (energía del corazón) al Espíritu, a nuestro verdadero Ser. 

Esperamos que disfrutéis de estos maravillosos tiempos de regalo y desde aquí nos gustaría dar un reconocimiento de agradecimiento a todos esos pioneros, maestros de la luz y del conocimiento, que en los pasados tiempos se han mantenido firmemente allí, transmitiendo al mundo algo que el mundo no podía entender… Gracias a su ayuda, ahora el mundo, nosotros, comenzamos a entender…

Emilio Fiel

No hay comentarios:

Publicar un comentario