martes, 21 de mayo de 2013

El cuarzo citrino




El cuarzo citrino es una bonita variedad del cuarzo (dióxido de silicio). Llamado así por su coloración similar al citrino, se le conoce también como Topació de Brasil, Topacio de España o Topacio de Madagascar, ya que son los países donde se encuentra en mayor cantidad. También se le conoce como Topacio aureo, pues al igual que su homónimo, su color oscila desde el amarillo limón, muy claro, hasta un dorado rojizo profundo, debido a la presencia en su composición de hidróxido de hierro y cromo. Es uno de los minerales más comunes en la corteza terrestre, y se presenta en especímenes de muy variados tamaños, terminaciones formadas, puntas o racimos. El cuarzo citrino es transparente con un color dorado pálido de las trazas de hierro. Esta piedra es rara en su forma real, reconocible por sus punas diferenciadas y un matiz pálido. Las piedras amarillo oscuro o amarronadas que se venden  como cuarzo citrino son, en realidad, amatistas tratadas con calor, son atractivas pero no sirven para utilizarlos como citrino en sanación. Así que estar atentos cuando se vaya a adquirir una gema.
El cuarzo citrino se ha llevado como joya durante siglos, aún tenemos ejemplos de la época romana, cortado en forma de cabujón redondeado y puesto en anillos. Hoy está disponible en colgantes, pendientes y anillos, atractivos de llevar por el suave brillo dorado. Además, también hay disponibles ejemplares tallados en esferas o en forma de llama, cuidadosamente cortado y pulido para mostrar las fallas reflectantes o los prismas arcoíris del cristal. Depende de cada uno la elección entre los especímenes de cuarzo citrino formados naturalmente o las con su forma artificial.
En sanación el cuarzo citrino se utiliza para alinear el campo de energía, o aura, de la persona con el cuerpo físico. El estrés y los acontecimientos traumáticos pueden causar agotamiento, y las cualidades energizantes del cuarzo citrino ayudan a restablecer el equilibrio. La brillante belleza del cristal también atrae la abundancia, así que colócalo en el hogar para fomentar que fluya mejor la energía material.
El cuarzo citrino, muy buscado en cristaloterapia, aporta incentivación, esperanza y gozo de vivir, ya que su energía se asemeja a la solar.


Dimensión orgánica
Afecciones de la piel.
Alteraciones del aparato reproductor, en especial el femenino.
Demencia senil.
Diabetes.
Dolencias en el sistema digestivo y circulatorio.
Enfermedad del hígado, riñones y vesícula biliar.
Enfermedades relacionadas con el frio, como la artritis, el reuma y las asociadas con el sistema respiratorio.
Estreñimiento y constipación.
Hipertiroidismo o Hipotiroidismo (Alteraciones de la glándula tiroides).
Parkinson (disminuye las secuelas).
Perturbaciones intestinales y del colon.
Poca elasticidad muscular.
Trastornos del sistema inmunológico.
Trastornos de las glándulas endocrinas.
Apoya el equilibrio hormonal en el cuerpo y ayuda a aumenta la vitalidad física.
Dimensión psicológica
Agotamiento de la actividad intelectual por problemas o esfuerzos continuados.
Baja autoestima.
Complejos.
Estudiantes en épocas de exámenes o personas que deben contemplar tareas intelectuales en plazos determinados. (Os la aconsejo a los que estéis opositando).
Falta de afecto.
Intolerancia y falta de compasión.
Intranquilidad e inestabilidad.
Manías.
Miedos y fobias.
Personas reticentes a los cambios y a quienes piensan que cualquier tiempo pasado fue mejor, ya que ayuda a desprenderse de las ataduras del pasado y disfrutar de los acontecimientos tal y como se presentan.
Pesadillas (Se usa de noche para desterrar el miedo y para asegurar un buen descanso).
Tendencias suicidas y de autodestrucción.
Se usa el citrino, si se está bajo de energía y se ha perdido la alegría de vivir, o cuando se siente confusión o apatía.
Si se necesita alegría y risa en nuestras vidas, si nos sentimos cargados de preocupaciones, o hemos perdido nuestro poder personal y nuestro sentido de la individualidad.
El citrino potencia rápidamente nuestra confianza, entusiasmo y autoestima.
Mentalmente si te sientes constantemente agotado y sin energía, e incluso la menor tarea se convierte en un absoluto obstáculo insuperable, usa el citrino.
También es útil para liberar pautas de pensamiento negativo o conductas adictivas, o cuando tengamos miedo y estemos llenos de dudas.
Disipa la depresión.
Dimensión espiritual
Produce sentimientos elevados de libertad, risa y alegría.
Potencia el autocontrol.
Eleva la autoestima y provoca sentimientos de bienestar total.
Estimula la conversación y potencia la comunicación.
Previene la timidez y da coraje.
Alimenta el espíritu.
Amplifica los talentos y capacidades individuales.
Ayuda a ascender a los niveles intuitivos.
Estimula el pensamiento creativo y la inspiración, liberando la mente de limitaciones.
Ayuda a hacer realidad las ideas.
Abre un puente entre la conciencia inferior y la conciencia superior.
Favorece la concentración.
Inclina a la persona hacia el buen humor.

Cuarzo rosa





Conocido también como Rubí de Translivania, rubí de Bohemia, rubí de Brasil y Morganita, esta constituido como el cuarzo transparente por dióxido de silicio pero debe su gama tonal desde el rosa pálido hasta el rojo fuerte, a la presencia de partículas de manganeso o a las partículas o trazas de titanio en sus espacios interreticulares. Al igual que todos los cuarzos, puede ser transparente o traslucido, según el grado de impurezas o fracturas.

Considerada en el antiguo Egipto como la piedra del amor sagrado, la gemoterapia moderna la utiliza fundamentalmente para cerrar heridas sentimentales y mitigar el dolor por la pérdida o alejamiento de los seres amados. Como consecuencia de esta propiedad, también estimula el amor incondicional por nuestros semejante y la autoestima en sus facetas más positivas.

Su color rosado lo hace un excelente complemento para la rodocrosita, especialmente aplicados sobre el chakra corazón, donde fortalecen el vórtice cardíaco y regulan su ritmo, la circulación sanguínea y la presión arterial.
                                        
El cuarzo rosa es uno de los cristales más populares y uno de los primeros que se coleccionan.

Algunos cristales de cuarzo rosa contienen motas de rutilo, un mineral que provoca chispazos brillantes en la piedra.

En la cristaloterapia el cuarzo rosa es una herramienta popular, ya sean las piedras sin cortar o las varas pulidas para dirigir la energía. Su frecuencia calmante le permite interactuar suavemente con el cuerpo y el campo energético, aportando a la configuración terapéutica un elemento que nutre y ayuda. Aunque su color lo une directamente al chacra corazón, no hay razón para ceñirse a esto de una manera rígida, pues el cuarzo rosa se puede colocar en el cuerpo allí donde se requiera la energía del amor. Sostener un cuarzo rosa es una herramienta efectiva para trabajar con el estrés emocional, colocar una pieza debajo de la almohada ayuda a mejorar la calidad del sueño.

-Ayuda al corazón de todas las maneras, aliviando el estrés emocional o regulando los efectos físicos del estrés tales como los ataques de pánico.
-Alivia la ansiedad y el mido, al aportar el calor de la compasión y el amor incondicional al sistema.
-Baña todo el cuerpo con el rayo sanador del amor.
-Fomenta y despierta un aprecio por la belleza.
-También se dice que aumenta la fertilidad.
- Fortalecen el vórtice cardíaco y regulan su ritmo, la circulación sanguínea y la presión arterial.

El cuarzo rosa se relaciona como ningún otro cristal con el Amor y sus efectos benéficos, tanto hacia uno mismo, como hacia los demás. Cuenta una leyenda india que esta gema procede de una flor que un enamorado dio a su amada. Cuando la relación acabó en tragedia por culpa de la intromisión de los padres, la rosa se transformó en piedra.

También para los antiguos egipcios  el cuarzo rosa era la piedra del amor y la belleza, y por eso se hacían máscaras de este mineral que servían para embellecer la piel del rostro. También pulverizada se preparaba en forma de mascarillas apropiadas para embellecer la piel del rostro.

Nos encontramos ante el cristal más relajante que existe. El inmenso poder benéfico de sus vibraciones, que proporcionan un enorme bienestar físico y emocional, lo convierte en una de las herramientas más poderosas de la gemoterapia. Está especialmente indicado para combatir las energía negativas y recuperar la calma, reforzar la autoestima y crear armonía con el entorno.
Esta gema puede establecer vínculos de solidaridad y afectividad con los demás.

Reiki: manos que curan



Cuando nos duele algo, el estómago o una muela, automáticamente nos llevamos la mano a ese lugar como si el simple contacto nos aliviara el dolor. De forma natural, sin darnos cuenta, aplicamos el fundamento del reiki, una terapia milenaria japonesa para sanar a través de las manos que cada vez tienen más adeptos en Europa. Las personas que lo practican aseguran que es asombroso cómo funciona y muchas afirman que ha cambiado su vida. Incluso la medicina convencional, siempre escéptica ante este tipo de técnicas alternativas, ya ha empezado a impartirlo en hospitales.
El reiki, que en japonés significa 'energía universal', consiste en canalizar a través de las manos una poderosa fuente de vibración, que está fuera, hacia uno mismo o hacia otras personas para curar enfermedades físicas o sanar emociones. Además, cualquiera puede practicarlo o recibirlo, ya que no es un 'don' especial reservado a unos privilegiados, sino una técnica que se puede aprender.
"El reiki está al alcance de cualquiera, todo el mundo puede hacerlo y siempre es para bien"
John Curtin, maestro reiki
Aunque esta práctica de canalizar energía tiene más de 3.000 años de antigüedad, cayó casi en el olvido hasta que fue rescatada en 1920 por el doctor Usui, un monje y catedrático japonés al que se considera el primer maestro reiki.
Al igual que la acupuntura o el shiatsu, esta técnica parte de una tesis muy sencilla: que el ser humano es "todo energía", afirmación que aunque parece muy esotérica comparte aspectos con la física cuántica. El reiki sostiene que cuando la energía se bloquea, por cualquier circunstancia, es cuando se produce una enfermedad. La imposición de las manos en la zona enquistada, donde la energía ha quedado taponada, sirve para disolver ese 'nudo' que impide que la energía fluya y así devolver el equilibrio al organismo.
"El reiki es una herramienta muy poderosa que está al alcance de cualquiera. No hace falta nada especial, todo el mundo puede hacerlo. Además, no tiene contraindicaciones porque siempre es para bien", asegura John Curtin, maestro reiki y presidente de la Fundación Sauce, donde ya se han formado más de 6.000 alumnos en los cursos que imparte para instruirse en esta técnica.

Curtin se topó con el reiki más por necesidad que por convencimiento. Hace años, cuando dirigía una empresa de informática, sufrió una parálisis facial que le dejó inutilizado un lado de la cara. Los neurólogos le dijeron que no tenía curación y que se quedaría así de por vida. Después de probar de todo, empezó a recibir reiki y en tres meses recuperó la movilidad de la cara por completo. "Como informático era muy escéptico ante este tipo de terapias, pero experimenté en mí los resultados. Siempre digo que lo importante no es si te lo crees o no, lo importante es que el reiki funciona", explica Curtin.
Terapia en hospitales
El reiki no sólo es compatible con cualquier tratamiento médico, sino que además actúa como complemento, ya que en ningún caso se recomienda suspender ninguna medicación para sustituirla con esta técnica. Además, está reconocida como terapia alternativa por la Organización Mundial de la Salud (OMS). De hecho, en Estados Unidos y Reino Unido ya se utiliza en más de 1.000 centros hospitalarios y está incluido en el Sistema Público de Salud. En el estado de Nueva York, hasta los servicios de emergencia están formados para dar reiki.

Usui, primer maestro reiki.
En España, donde esta terapia aún lleva pocos años de desarrollo, aún no se ha llegado tan lejos, pero ya se aplica en varios hospitales como el Gregorio Marañón o La Pazgracias a los buenos resultados que se han observado en los pacientes. "Contamos con acuerdos de colaboración con cinco hospitales de Madrid para aplicación de reiki a enfermos", asegura Curtin. La fundación que dirige cuenta con más de 300 voluntarios que imponen las manos a los enfermos para aliviar sus dolores.
Entre otros, muchos pacientes de cáncer reciben sesiones de reiki, ya que se ha usado con éxito en combinación con la quimioterapia para ayudar al organismo a mantener la fortaleza física necesaria para soportar el tratamiento. "Aprendí reiki para ayudar a mi tía que padece cáncer. Ahora me dice que se siente mejor después de darle una sesión. Sé que desde fuera parece una locura, pero es alucinante", explica María Jesús.
Sus seguidores aseguran que el reiki sirve para sanar una interminable lista de enfermedades, tanto físicas como emocionales. Así, afirman quesu "práctica habitual" puede aliviar e incluso curar dolores crónicos como la artritis, reuma o migrañas. También acelerar la recuperación de lesiones óseas y musculares, ayudar el organismo a combatir infecciones o mitigar el estrés y la ansiedad.
Contra la depresión
La práctica de la imposición de manos también lucha contra la enfermedad del siglo XXI: la depresión. "Como su objetivo es equilibrar energéticamente a la persona tanto física como espiritualmente, este tipo de dolencias psíquicas desaparecen cuando la persona vuelve a su estado de equilibrio", explica Curtin.
"No hay cuerpos enfermos, hay almas enfermas", dice una máxima reiki
Es el caso de Candela, una azafata que padece depresión y lleva años medicada sin obtener ninguna mejoría. Acudió a ver a John Curtin para recibir un tratamiento, que se compone de un mínimo de tres sesiones de reiki, porque una amiga se lo había recomendado. "Entendí que mi depresión provenía de un bloqueo emocional y las sesiones de reiki me sirvieron para liberar esa angustia contenida. Sentía como una bola en la garganta y otra en el pecho que me impedían respirar. Poco a poco esa bola que hasta notaba físicamente se han ido disolviendo y ahora casi no tomo medicación", explica Candela.
Como todas las técnicas orientales, el reiki trata a la persona como a un todo. Es decir, no distingue entre cuerpo y espíritu. Hay una máxima de esta técnica que dice que "no hay cuerpos enfermos, hay almas enfermas". Así, los maestros mantienen que las dolencias no se dan aisladas, sino como consecuencia del desequilibrio entre alma y cuerpo.
Manuela González también se dedica a dar sesiones de reiki. Asegura que la fuerza que sale de sus manos -ella es sólo un canal- lo único que hace es restablecer el orden, porque hay veces que "las energías están en guerra civil". Muchas personas acuden a su consulta para darse "un chute de energía" como dice entre risas José María, director de márketing de una página web o para tratar las dolencias de "una enfermedad reumática", en el caso de María, periodista.
"Autosanamos nosotros, es una capacidad natural que todos tenemos"
Manuela González Yáñez, maestra reiki
"Cuando nos sentimos mal, insatisfechos, enfermos físicamente o emocionalmente la terapia de reiki nos ayuda a reconocer nuestra esencia y lo que necesitamos modificar, que puede que no coincida con lo que nosotros queremos, para permanecer en un estado de salud", explica González, maestra de reiki por la Asociación Servicio reiki.
Los maestros reiki defienden el asombroso poder de autocuración del ser humano que se pierde con los años. "En definitiva, autosanamos nosotros, que es una capacidad natural que todos tenemos y que con la ayuda de un maestro de reiki empezamos a redescubrir", recalca González. Así, coincide con Curtin en que es el paciente el que "toma las riendas" de su propia sanación.
Sin vinculación ideológica
Como terapia energética el reiki no está vinculado a ninguna ideología ni religión. De hecho, la Iglesia Católica tiene a maestros reiki entre sus miembros. No en vano en el Nuevo Testamento se relata cómo los apóstoles realizaban milagros mediante la imposición de manos para sanar en nombre de Jesús. Cambian la manera de decirlo pero no el significado: donde la tradición japonesa habla de energía universal de la vida, los católicos dicen Dios. "No es incompatible con la fe católica, para mí es Dios el que cura. De hecho, yo abro la sesión de reiki con un Ave María", explica sor Margarita, una monja que estudió reiki como herramienta para aliviar a los más desfavorecidos. Es más, el propio Juan Pablo II dio la bendición a sor Mariusza, monja polaca y maestra reiki por su labor en la Congregación de la Posjonistek.
Los que lo practican aseguran que cuanto más reiki haces, mejor te sientes. Y es que descubrir que tu salud y tu felicidad están al alcance de tu mano, nunca mejor dicho, lo cambia todo. Aunque todavía muchos se resiste a creer que el poder está en la palma de su mano.
¿Cómo es una sesión de reiki?
Una sesión de reiki suele durar 45 minutos. El paciente se acuesta en una camilla en un ambiente tranquilo mientras el maestro posa sus manos en distintas zonas de su cuerpo. Hay doce posiciones de manos, se empieza por la cabeza (nuca) y se termina con las plantas de los pies, reequilibrando todos los centros de energía o 'chakras'. Durante la sesión, es habitual cerrar los ojos porque es normal que el paciente se quede dormido o entre en profunda relajación. Tras el tratamiento, se recomienda beber mucha agua y estar muy atentos a los cambios que sucedan en el cuerpo.
¿Quién puede dar reiki?
Todo el mundo puede hacerlo. No hay que tener ninguna condición especial. Aunque sí hay que hacer un sencillo curso que dura un fin de semana en el que a través de un rito de iniciación se "abre el canal" por el que te conviertes en transmisor de energía. En el Nivel I se imparten unas nociones básicas sobre la técnica de imposición de manos. Al terminar, recibes un diploma y la información necesaria para dar sesiones de reiki a otras personas e incluso a ti mismo.
Deben pasar un mínimo de seis meses para iniciar el Nivel II, cuya complejidad se acrecienta y en el que por ejemplo se aprende a sanar a distancia o disolver situaciones pasadas. Después le sigue el nivel III y el IV, y al fin, el curso de maestro. La maestría de reiki es transmitida por el maestro directamente. Cada maestro puede iniciar a otras personas en los distintos niveles. Actualmente, hay aproximadamente 15.000 maestros de reiki en el mundo y su práctica crece sigue creciendo.
Crisis de sanación
Es normal que se produzca lo que se denomina 'crisis de sanación', un empeoramiento temporal de los mismos síntomas que se tratan. "Es un proceso por el cual el cuerpo se libera de toxinas y de todo lo que le estaba molestando. Lo importante es que es pasajero y que una vez pasada la crisis, la persona se siente mejor que antes del tratamiento", explica Curtin.

martes, 14 de mayo de 2013

Mantra de Sanación Universal


La meditación con éste mantra puede ser hecha en grupo o individualmente para la auto-sanación, y para sanar a otros y al mundo. 
Aquellos que practican esta meditación participan en el anclaje de la vibración de sanación en el planeta.
Puedes hacer esta meditación cuando quieras que sientas la necesidad y la inspiración o la puedes hacer durante 40 días o más.

RA MA DA SA SA SE SO HUNG es uno de los
mantras de sanación más potentes del planeta El poder de este mantra proviene
de su habilidad para conectar tierra y éter. RA
MA DA SA es el mantra de tierra. Esta parte del mantra atrae la vibración
sanadora al plano físico.
SA SE SO HUNG es el mantra de éter.
Esta parte del mantra resuena con la frecuencia de sanación universal.
RA – Sol
MA – Luna
DA – Tierra
SA – Infinito
SE – totalidad del Infinito
SO HUNG – Yo soy Vos.

*ENTONAR EL MANTRA
Inhala profundamente y entona el mantra en una sola respiración. Ra Ma Da Sa Sa
Se So Hung. Ajusta la velocidad para que puedas entonar el mantra en una sola respiración .

Otra oración que puedes hacer es sentir el Sol o una luz dorada en tu corazón.
Cantar RA crea esta energia. Expándela para llenar cada célula de tu cuerpo.
SI HACES LA MEDITACIÓN EN GRUPO: después únete con la luz del resto del grupo.
Siente la luz expandiendo para irradiar a través del lugar en el que estés, la ciudad, el país y todo el planeta.
Ve/siente la tierra sanada. Ve/siente los corazones de cada persona penetrar con Amor y paz. Une todo con la Luz universal.
Al regresar, enfócate solo en tu ser, nota que puedes mantener ésta energia y Luz sanadora dentro de tu ser. Piensa que al solo sonreír y saludar a otros, compartes éste Amor y Luz con el mundo.


sábado, 11 de mayo de 2013

COMO ACTÚA EL REIKI CONTRA LA DEPRESIÓN





Corto Plazo: Efecto paliativo. Alivia los síntomas de la depresión, el cansancio, el estrés, etc. Además, sube los niveles energéticos del paciente. Este efecto se suele notar a partir de la primera sesión.
Medio Plazo: Eliminación de la enfermedad. Trabaja sobre la enfermedad en sí, mediante varias sesiones que pueden variar desde 4 sesiones hasta variosmeses, dependiendo de la gravedad de la depresión.
Largo Plazo: Sanación de la causa. Consideramos que las enfermedades tienen un origen emocional o de desequilibrio del ser. La experiencia demuestra que para una solución definitiva se debe investigar el origen de dicha enfermedad para evitar que vuelva a ocurrir.
A corto plazo, Reiki “recarga las pilas” del paciente y como tratamiento inicial de emergencia es sumamente eficaz. Esto es debido a que una depresión suele tener como resultado una bajada de los niveles energéticos de la persona.
Una persona deprimida se siente cansada, baja en energías, sin ganas de afrontar el mundo. Reiki canaliza la energía que nos rodea hacia el paciente, aumentando su fuerza personal y sus ganas de vivir y seguir luchando. Al mismo tiempo nos equilibra, permitiéndonos visualizar nuestros problemas en un marco más realista.
A largo plazo, Reiki empieza a trabajar con la causa del problema y no sólo los síntomas. Aún cuando la causa parece estar fuera de nuestro control (un problema laboral, por ejemplo). Reiki nos ayuda a cambiar nuestra actitud hacia esa causa.
Desde el punto de vista de Reiki, una depresión no es causada por un problema, sino nuestra actitud frente a ello o nuestra manera de verlo. Lo curioso es que en muchas ocasiones, cuando cambia nuestra actitud, el problema en sí desaparece, aún siendo “externo”. Cuando aprendes Reiki, cambia tu actitud hacia la vida y curiosamente, los problemas externos parecen desaparecer también.