domingo, 22 de abril de 2012

La serpentina


La serpentina es un bonito mineral de color verdoso dorado, y es posible que reciba ese nombre por su veteado similar al de la piel de una serpiente, de hecho, en épocas pasadas se creía que curaba las mordeduras de serpiente. Las plantas no crecen bien si hay serpentina en el suelo o en el lecho rocoso, debido a sus altos niveles de níquel, cromo y cobalto; solo las coníferas o algunos arbustos resistentes son capaces de sobrevivir en lo que a veces se llaman yermos de serpentina.

En la época clásica la serpentina se extraía en Tesalia, Grecia y se transportaba hasta Roma. Allí se usaba para construir los interiores de impresionantes edificios, una vez pulida y combinada con otras piedras como el mármol para hacer escaleras, muros interiores o pilares.

Todavía se tallan muchas clases de serpentina en forma de estatuas o adornos a nivel mundial. Por ejemplo los maoríes de Nueva Zelanda utilizan la variedad local para tallar objetos sagrados, apreciando su color verde. Se puede encontrar en Irlanda, donde se llama mármol de Connemara y en Gran Bretaña, donde una forma particular de serpentina se llama lizardita, por la zona de Cornwall conocida como Lizard.

La serpentina es una piedra que asienta en la tierra y ayuda en la meditación y en la exploración espiritual.
Limpiando los chacras y estimulando el chacra coronario, activa las capacidades psíquicas y te ayuda a entender la base espiritual de la vida. Esta piedra abre nuevos caminos para que la energía kundalini pueda ascender. Ayuda a recuperar sabiduría y los recuerdos de vidas pasadas.

Psicologícamente, la serpentina te ayuda a sentir que tienes el control de tu vida. Corrige los desequilibrios mentales y emocionales y ayuda a dirigir conscientemente la energía curativa hacia las áreas problemáticas.

Físicamente, la serpentina es extremadamente limpiadora y desintoxicante para el cuerpo y la sangre. Se dice que asegura la longevidad.

Los usos físicos
Se usa para conectar con el propio propósito de la vida y limpiar cualquier impureza física del pasado, ya sea de esta vida o a través de enlaces ancestrales. Calma y suaviza estados de estrés emocional.

Los efectos curativos
Colocarla sobre el chacra corazón en el centro del pecho para aliviar el dolor o trauma emocional. Sujetar una piedra en cada mano para estabilizar el campo de energía que rodea el cuerpo.

Los usos personales
Medita con serpentina para abrirte a una consciencia mayor de tu lugar en el mundo y tu propio sendero en él.

1 comentario:

  1. El fin de semana viaje y vi esta piedra, me la compre y es justo lo que necesito, gracias por la info. María Eugenia

    ResponderEliminar