miércoles, 14 de diciembre de 2011

El grillo y las monedas





Un indio visitó a un hombre blanco en la ciudad. Los dos fueron por el camino y el indio se sintió confuso por todo lo nuevo. De pronto le dijo a su amigo:

- ¿Oyes lo que yo oigo?-

El blanco solo oía el ruido del transito.

- Oigo justo por aquí un grillo que canta -

- Seguramente te equivocas. Aquí no hay grillos -

Pero el indio se acercó a la pared de una casa, levantó un palito y allí descubrió un grillo.

- Los indios tienen el oído más fino que los blancos,- dijo el blanco.

Pero el indio contestó: -Te equivocas- y tiró una moneda al empedrado. Enseguida un par de personas se dieron vuelta.

- ¿Ves? -dijo el indio. -La moneda no hizo más ruido que el grillo.

Autor desconocido.


¿Cuántas cosas nos estaremos perdiendo de oir, ver, disfrutar, sentir y descubrir por la sencilla razón que prestamos solo atención a todo aquello que estamos acostumbrados?

No hay comentarios:

Publicar un comentario