viernes, 18 de noviembre de 2011

La gran invocación del Maestro Tibetano o Djwhal Khul - 1


Hoy recibí las tarjetas de la Gran Invocación estando presente mi hermana a la que le regalé una, preguntándome que era esa oración he decidido poner la información en el blog para que llegue a la mayor parte posible de personas. Expandámosla para que el cambio de conciencia llegue a todos los corazones.

Un abrazo de luz.

1 – ¿Qué es La Gran Invocación?

LA GRAN INVOCACIóN

“Desde el punto de Luz en la Mente de Dios,
Que afluya luz a las mentes de los hombres;
Que la Luz descienda a la Tierra.
Desde el punto de Amor en el Corazón de Dios,
Que afluya amor a los corazones de los hombres;
Que Cristo retorne a la Tierra.
Desde el centro donde la Voluntad de Dios es conocida,
Que el propósito guíe a las pequeñas voluntades de los hombres;
El propósito que los Maestros conocen y sirven.
Desde el centro que llamamos la raza de los hombres,
Que se realice el Plan de Amor y de Luz,
Y selle la puerta donde se halla el mal.
Que la Luz, el Amor y el Poder
restablezcan el Plan en la Tierra.”

Del Maestro Djwhal Khul o Maestro Tibetano.

La Gran Invocación es una plegaria mundial traducida a más de 75 idiomas y dialectos.
Es un instrumento de poder para ayudar a que tenga plena expresión el Plan de Dios en la Tierra.

La belleza y la fuerza de esta Invocación reside en su sencillez y en que expresa ciertas verdades esenciales, que todos los hombres aceptan innata y normalmente:

La verdad de la existencia de una inteligencia básica a la que vagamente damos el nombre de Dios.

La verdad de que detrás de todas las apariencias externas, el Amor, es el poder motivador del Universo.

La verdad de que vino a la Tierra una gran Individualidad, llamada Cristo por los cristianos, que encarnó ese amor para que pudiéramos comprenderlo.

La verdad de que el amor y la inteligencia son ambos efectos de la Voluntad de Dios.

Y finalmente la verdad eminente de que el Plan divino sólo puede desarrollarse a través de la humanidad misma.

Por medio de la meditación, la plegaria y la invocación, las divinas energías pueden ser liberadas y llevadas a la actividad. Los hombres y mujeres de buena voluntad de muchos credos y naciones pueden unirse en un servicio mundial trayendo valor y fuerzas espirituales a un mundo atribulado. Tienen el poder de afectar los acontecimientos mundiales a través de la invocación enfocada y unida. El conocimiento de este hecho, científicamente aplicado, puede ser uno de los grandes factores liberadores de la humanidad.

Nadie puede emplear esta invocación o plegaria para evocar iluminación y amor sin causar poderosos cambios en su propia vida, actitudes y propósitos. “Como un hombre piensa en su corazón así es él”.

¿Quisiera usted emplear esta Invocación en forma reflexiva y dedicada?

El efecto de la Invocación y la plegaria individual en la demanda de luz y amor, se acrecienta inconmesurablemente cuando existe un reconocimiento consciente y una relación mental diaria con quienes pronuncian la Invocación cuantas veces deseen en el momento oportuno. El vínculo establecido cada día a través de esta invocación mundial formará un triángulo iluminado. La unión de la fuerza conjunta de individuos y grupos enfoca la potencia de esta plegaria de tal modo que erige alrededor del globo terráqueo una red de luz y amor que ayudará a detener las fuerzas del mal que invaden el planeta.

2 – Origen de la Gran Invocación

La humanidad se encuentra hoy en un peculiar y excepcional punto medio entre un pasado desventurado y un futuro lleno de promesas, siempre que se reconozca la reaparición de Cristo y se lleve a cabo la preparación para Su venida. El presente está lleno de promesas y también de dificultades; actualmente y en el presente inmediato la humanidad tiene en sus manos el destino del mundo – o si puede expresarse así, con toda reverencia- la actividad inmediata de Cristo.

La agonía de la guerra y la angustia de todo el género humano condujo a Cristo en 1945 a tomar una gran decisión, manifestada en dos declaraciones muy importantes. Anuncio a la Jerarquía espiritual y a todos Sus servidores y discípulos en la tierra, Su decisión de emerger nuevamente, estableciendo contacto físico con la humanidad, si llevaba a cabo las etapas iniciales para el establecimiento de rectas relaciones humanas.

Luego dio al mundo (para ser recitadas por el hombre común) una de las más antiguas plegarias conocidas, pero hasta ahora sólo se la ha permitido utilizar a los Seres más excelsos. Se dice qué Él Mismo la utilizó por primera vez en 1945 durante la Luna llena de Junio, reconocida como la Luna llena de Cristo, así como la Luna llena de Mayo, el Festival de Wesak, es la del Buda.

No fue fácil traducir estas frases antiguas (tan antiguas que no tienen fecha ni antecedente alguno) en palabras modernas, pero ello se ha hecho, y la Gran Invocación puede eventualmente ser una plegaria mundial.

Solamente unos pocos, muy pocos emplearon el Padre Nuestro en los primeros días del cristianismo, porque era necesario registrarlo y expresarlo en términos comprensibles, y traducirlo adecuadamente antes de ser utilizado ampliamente. Este esfuerzo llevó siglos.

Tenemos hoy todos los medios para una rápida distribución, y han sido empleados para divulgar esta Gran Invocación.

Es decir que el origen de La Gran Invocación es decididamente jerárquico, proviene desde la Jerarquía Espiritual Planetaria o de ese conjunto de Maestros de Compasión y Sabiduría, de los cuales el Instructor del Mundo es uno de sus Guías fundamentales (llamado Cristo por los cristianos y con otros nombres en diferentes tradiciones religiosas y filosóficas de nuestro Mundo Moderno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario