domingo, 18 de septiembre de 2011

Meditación "Tonglen" para ayudar a los demás.






Existen muchas formas de ayudar a los demás, pero hoy aprenderemos a hacerlo por medio de la meditación “Tonglen”, una práctica tibetana que se ha mantenido en secreto durante muchos siglos y que, a pesar de su gran sencillez, encierra una fuerza enorme.

Está muy difundida la imagen de la meditación como una experiencia beneficiosa y sanadora para uno mismo en todos los niveles, pero se ha explicado poco acerca de otros objetivos diferentes que puede tener la meditación, como es ayudar a los demás.
Muchas veces hay personas a nuestro alrededor que están enfermas o sufren, y nosotros no sabemos cómo ayudarlas.
La meditación nos puede enseñar un camino con el que devolver la salud a las personas que sufren y enviarles amor y energía. Esta meditación se puede extender a más personas, incluso a las que no conocemos y al mundo entero. Para aprender a ayudar a los demás por medio de la meditación, estudiaremos una práctica tibetana llamada “Tonglen”. “Tong” en tibetano significa “enviar” y “glen” “recibir o aceptar”. Es importante lo que se acepta.

Esta técnica se puede explicar de una forma sencilla: se trata de inhalar, imagines que inspiras todo lo malo que hay a tu alrededor, y al expirar sueltes todo lo bueno que tienes.
Cuando te digo “todo lo malo”, me refiero a lo que vives como malo, a la negatividad y el sufrimiento de los demás o el tuyo propio.
Al principio de esta meditación puedes sentir malestar, pues estas viviendo lo que sientes como malo. Esto será algo pasajero, ya que será reequilibrado con la bondad que tienes para dar. Este sentido de la bondad beneficia y restaura las fuerzas dando amor, compasión y esperanza.

Esta meditación también la puedes practicar para ti mism@, observando cómo tu mente o alma sufre para después ser capaz de levantarte de ese sufrimiento. Si trabajas para ti mism@, te comprometes a amarte y exhalas el amor que hay en ti, siendo esto de gran beneficio para los demás.

Cuando comiences esta práctica del tonglen debes pensar en la bondad que puedes ofrecer a los demás, en todo lo bueno que hay en ti para ofrecer, como salud, amor, compasión, etc. También debes saber ponerte en el lugar de los demás. Si en un principio te es difícil trabajar en el problema de otras personas, comienza trabajando sobre ti mism@. El tonglen es el camino de la verdadera compasión.

PRÁCTICA

-Busca un lugar tranquilo y con luz tenue para realizar esta meditación.
-Relaja y descansa tu cuerpo, comienza a concentrarte en el ejercicio que vas ha realizar.
-Visualizaremos en nuestra mente la imagen de la persona a la que queremos ayudar. Tal vez esté enferma, con depresión o sienta dolor, miedo, etc. Intenta visualizarla con la mayor claridad posible.
-Cuando inspires, imagina su sufrimiento, que puede ser como una nube oscura o un cielo nocturno. Esto penetra por nuestras fosas nasales y recorre nuestra garganta hasta llegar a nuestro corazón. Una vez allí, el miedo, el dolor o lo que experimentes en ese momento, permanecerá ahí.
-Cuando expires, debes ser consciente de tu paz, salud y amor, deja que tus virtudes te llenen y te rebosen, entonces puedes enviarlas en forma de luz sanadora y liberadora. Conecta con el amor a la vida.
-Esa luz que emanas sale de tu interior, viaja por el espacio, llega hasta el lugar donde la otra persona sufre y penetra en su cuerpo.
-Cada vez que hagamos una inspiración y una espiración, repetiremos este mismo mensaje, debes de visualizarlo con fuerza. Es importante repetir este proceso durante largo tiempo.
-Deja que la inspiración dé la bienvenida a lo difícil y que la expiración comparta lo más preciado de ti.
-Cuando hayas acabado la meditación posiblemente te encuentres agotado o agotada, ya que hemos estado canalizando y enviando mucha energía a la otra persona.
No te preocupes, hay mucha energía renovadora a nuestro alrededor, respira profundamente y cárgate de ella.

Esta técnica es sencilla y una práctica muy antigua, que en el Tibet se mantuvo oculta durante siglos. A pesar de su sencillez, contiene una gran fuerza de poder y transformación. Si a ello le añades la petición a los ángeles para que te guien su fuerza se duplica. Puedes repetirla varios días o todo el tiempo que creas necesario para ayudar a la persona que lo necesita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario