jueves, 23 de septiembre de 2010

Angel del otoño. Tariel



Otoño, es el tiempo de la cosecha. Después de todos los esfuerzos que realizaste en el jardín desde la primavera, llegó el momento de recolectar lo que ya es tuyo. Cada planta, fruto o flor con que disfrutas ha recibido el contacto angélico. Manifiesta al ángel Tariel y al reino dévico tu gratitud por su inquebrantable apoyo a la vida animal y vegetal.
 Prepara condimentos mermeladas con las frutas y las plantas adicionales y devuelve todo cuanto te sea posible a los seres de la tierra, haciendo un compost con lo que ha llegado a su fin natural. Agradece a la vida vegetal el don de sí misma. Recoge hojas y úsalas para cubrir la tierra, proporcionando así alimento a los insectos a las lombrices y retira también todos los hierbajos innecesarios.
Antes el equinoccio de otoño se realizaba el día 21 de Septiembre en la actualidad el otoño entra en la noche del 23 de Septiembre. Así que durante los próximos días podremos realizar el siguiente ejercicio.
                                                  
Ritual para el equinoccio de otoño
Vaga por tu jardín y toca las hojas y los tallos de las flores y las plantas. Manifiéstales tu agradecimiento por compartirse contigo, porque es el don de su fuerza vital lo que nos proporciona la energía que precisamos a lo largo del año.
Siéntate en silencio con los ojos cerrados e imagínate como uno de esos árboles o plantas. Concibe lo que es para ellos producir la savia y el vigor con que alzarse al cielo y llegar a las profundidades de la tierra. Piensa en lo que significaría compartir tu existencia con insectos, aves y otros seres de la vida silvestre y lo que supone contar con ángeles que estimulen tu crecimiento. Agradece al jardín la abundancia de sus regalos. Otorga a las plantas que te rodean permiso para extinguirse ahora que nos enfrentamos al final del desarrollo de cada año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario