miércoles, 7 de abril de 2010

Mensaje de los Ángeles sobre el perdón


La vida consiste en una interrelación con los demás, y a lo largo de esta ocurren cosas con las que no estamos de acuerdo, nos desengañan o nos hacen daño.
La mayoría de las veces, se nos queda una pincha o incluso una estaca metida en el corazón. La vida es muy larga y estas situaciones se nos presentan en más de una ocasión. Si las vamos acumulando en nuestro interior lo único que conseguiremos es que nuestro cuerpo se resienta y nuestra mente se bloquee, hasta producirnos la enfermedad.
Me imagino que habréis escuchado en más de una ocasión "Yo perdono pero no olvido"; Que poco sentido tiene esta frase.
Cuando se guarda resentimiento en el corazón no se deja espacio ni para el Amor ni para la Paz
de espíritu. Conozco personas que suelen decir esta frase y cuando hablas con ellas les notas que viven amargadas, por el simple hecho de "guardársela" a las personas que le han hecho daño.

Quiero que ahora recapacitéis en una cosa, nos enfurecemos, odiamos, pensamos que nos han hecho daño según nuestra manera de pensar o sentir.
Ahora pongámonos en el lugar de la otra persona; ¿Pensáis que os han hecho daño intencionadamente? ¿O han actuado conforme a su manera de pensar o sentir? ¿Ellos piensan que han actuado mal?. Cada persona es un mundo, y existen tantas maneras de pensar como personas hay. Lo que para nosotros esta mal, puede que para ellos no lo esté.

A lo largo de mi vida he sentido muchas veces esa sensación, ese sentimiento de que me han hecho daño. Pero con el tiempo una de las decisiones que tome para sanarme de mi mal, fue el perdonar, olvidar, que la memoria guarda registro y aunque pienses que has conseguido olvidar tarde o temprano aparece un desencadenante que hace surgir de nuevo el recuerdo y el dolor.

En una ocasión alguien muy cercano a mi conversando de algunas cosas me dijo bastante enfadado; "Con todo el daño que te han hecho (las personas de quien conversábamos) y hablas de ellas como si las tuvieras en un pedestal". Le contesté, que yo no tenia a nadie en un pedestal, eso lo primero y lo segundo era que hablaba así de esas personas era porque yo ya había perdonado, estaba harta de sentirme mal, y que si tenia que guardarle rencor a todos los que me habían hecho daño en mi vida (o que yo consideraba que me habían hecho daño). Tendría que estar a mal con muchas personas no solo con aquellas, y algunas muy cercanas a mi.
Por eso hoy me encuentro bien.

Hace unos días volví a pensar en el perdón, a raíz de la muerte de una persona que fue especial en una época de mi vida y por circunstancias la relación no termino bien. Esa noche recapacité sobre todo lo sucedido durante la relación y después de esta. Hacía ya tiempo que tome la decisión de perdonar.

Por la mañana tras saludar a mi ángel mi cabeza empezó a llenarse de frases, una detrás de otra y todas relacionadas con el perdón. Mi ángel se ponía en contacto conmigo para darme una lección, como dándome la razón en mi manera de pensar con respecto a este tema y yo he decidido compartirlas con vosotros:

Mensajes de los Ángeles sobre el perdón:

- No se puede vivir la vida odiando.

-No nos corresponde a nosotros decidir si han obrado bien o mal.

-El perdón es la mejor medicina para el cuerpo y para el alma.

-El odio nos pudre por dentro, nos pone una venda en los ojos y no nos deja ver más allá.

-Nos encontramos mal y no sabemos porque y es a consecuencia de no querer perdonar.

-Nos perdemos lo más bello de la vida, mientras nos aferramos a la rabia y al odio.

-Cuando perdonamos es como si nos diéramos una ducha y nos limpiáramos. Nos sentimos limpios, vivos, en paz. La sensación es tan gratificante que deseamos abrazar a todo el mundo.

-Los sentimientos erróneos son sustituidos por el Amor .

Existe un ritual angélico para perdonar a los otros.

1. Antes de que hagas cualquier otra cosa, empieza por encender una vela para que sepas consciente mente que te hallas "en la luz". Si conoces el nombre de tu ángel, pronúncialo al saludarlo y conocerás entonces que con él a tu lado eres dos veces más fuerte. Perdonar a alguien significa que tienes que cambiar y lo único que todos tememos el cambio. Deja que tu ángel te ayude a acoger gratamente esa transformación en tu corazón, manifestando la siguiente y breve plegaria:

"Te ruego, Ángel del Amor, ser de luz, que me aportes iluminación aquí y ahora.
Ayúdame a llevar la magia a mi vida para que sea capaz de compartirla con otros.
Ayúdame a llenar de amor mi corazón para que pueda compartirlo con otros.
Ayúdame a colmar de luz y amor mi corazón cuando ahora te hablo".

2. Piensa en la persona que, al parecer, es ahora la causa de un problema en tu vida. De ser posible evócala tal y como la viste la última vez. Pronuncia su nombre en voz alta y manifiesta luego:

"La Luz 
en mi seno saluda a la Luz en tu seno".

3- Piensa de nuevo en la persona a quien te gustaría ser capaz de perdonar. Pronuncia su nombre en voz alta y añade:

"Te perdono por no ser como quería que fueses, te perdono y te libero".

Al decir esto, te liberas además de la lección y de las dificultades de tu posición inflexible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario