martes, 19 de enero de 2010

Pidamos por Haiti

Llevo unos días preparando esto, lo estoy compartiendo con toda la gente que conozco y por los medios que tengo, hoy comienzo una novena por la catástrofe de Haiti, a la que todo el que quiera se puede unir desde su casa.

Se trata de una invocación a los ángeles consoladores para que asistan a todos los que están sufriendo en la isla.


A LOS ÁNGELES CONSOLADORES
Es una invocación particularísima para ser dirigida mentalmente hacia los lugares de guerra o en los que hayan ocurrido estragos, torturas, actos de terrorismo, matanzas realizadas por el hombre o por las fuerzas de la naturaleza, graves incidentes con muchas víctimas.

Puesto que nuestros hermanos de la isla de Haiti están pasando por una catastrofe terrible comparto esta plegaria para que la recemos todos juntos por ellos.

Fue compuesta para el Ghetto de Varsovia. Todavía hoy se copia en tiras de papel que enrolladas son depositadas donde sea posible, entre las piedras, en las fisuras de los muros y en los muchos sitios de sufrimiento sobre la Tierra.

Si se acompaña con pensamientos compasivos, posee un gran poder evocador. Solicita la intervención del Deva Consolador. Es la primera vez que su publicación es autorizada, pues ya es tiempo de que difundamos esta costumbre reparadora.

Como pétalos de rosas en un desierto de sal,
Amor, compasión, dulzura,
Pensamientos comprensivos
Desciendan a estos lugares.

Que los cielos se abran
Y ángeles misericordiosos hagan descender
Miel y ambrosía para curar las heridas:
A través del tiempo y el espacio.

De los reinos oscuros
De donde locura y terror han surgido
Locura y terror retornen
Y que la Nada los trague.

Que la Luz envuelva con su rayo
Toda vida truncada, y compense
Cada gota de sangre, y
Cada lágrima.

Que la nueva vida sea fácil
Y el karma positivo.
Devas Consoladores, lleven a quien queda
Resignación y fortaleza.

Y que el Hombre comprenda
Y la Tierra no olvide…


Fuente, La gran hermandad blanca. org

lunes, 4 de enero de 2010

Los Ángeles del mes de Enero


LOS ÁNGELES QUE NOS ACOMPAÑAN

Los ángeles son energías de Luz, Mensajeros divinos que expresan las infinitas cualidades de la Divinidad, y tienen, hacia los humanos, una misión de amor, ayuda y protección. Ellos son, como en el sueño de Jacob, nuestra escalera hacia el cielo y esperan solícitos que, al percibir su presencia, sintamos el impulso de establecer algún gesto de comunicación, un canal que sirva de puente para expresar deseos y temores, para pedir y agradecer y, también, para recibir dones, virtudes y energías esenciales.

Si pudieran contarse, los ángeles se contarían por legiones que mantienen rangos de jerarquias y guardan una perfecta organización. Las escrituras sagradas de las grandes religiones, contienen numerosas referencias sobre estos seres celestiales, siendo su organización jerarquica más conocida la descrita por en el libro atribuido a Dionisio el Areopagita- discípulo de San Pablo- que sitúa a los ángeles en tres grandes esferas divididas a su vez en otras tres, formando en total nueve coros. La esfera mas cercana a nosotros es la formada por los Principados, los Arcángeles y los Ángeles, siendo los Ángeles quienes al estar mas próximos a nosotros se encargan de los asuntos cotidianos de la humanidad.

Es en este coro donde también se encuentran los Ángeles Custodios, Ángeles de la Guarda o personales, brindado una protección especial a cada persona. Asimismo, los Tronos son los Ángeles de la Guarda de los planetas.

Los nombres de los Arcángeles más conocidos al intervenir en asuntos humanos son: Miguel, Gabriel, Rafael y Uriel. Y respecto a los nombres de los Ángeles, la tradición cabalistica es la que mas nos acerca a ellos con oraciones, explicando también las virtudes que otorgan y la época del año en la que resulta más favorable invocarlos para recibir sus dones.

COMUNICACIÓN CON LOS ÁNGELES

Además de la oración, hay otras formas de comunicarse con ellos, una de ellas es la meditación, visualizando la presencia del ángel invocado, mientras explicamos nuestras preocupaciones y pedimos su ayuda y consejo. El silencio mental ayudará a que resuenen en el pensamiento las respuestas deseadas. También a través de un fuerte sentimiento de fe o de amor espiritual puede establecerse contacto con las energías angélicas. Los ritos, como puede ser encender una vela a la vez que solicitamos su ayuda, son asimismo, una buena forma de acercamiento.

El Ángel de la Guarda siempre estará cerca prodigando su protección y guía, pero también hay otros Ángeles que nos acompañan y reparten sus dones a lo largo del año, conforme al orden del Universo. Se les puede invocar por las cualidades que expresan.

A partir de hoy pondré todos los meses los ángeles correspondientes a cada mes para poder solicitar esa ayuda. Esto no quiere decir que solo se les pueda invocar en este periodo de tiempo solamente, sino que como dije antes este es el tiempo en que su vibración es más fuerte.

ÁNGELES DE ENERO

Las energías angélicas de enero se identifican con los comienzos, la iniciación, los principios y los cimientos de cualquier cosa que se quiera emprender. Aportan luz a cada experiencia vivida, permitiendo sacar el mejor provecho de ella.

Aman la justa medida de las cosas y dejan, sin juzgar, que obre la Divina Providencia. Infunden consuelo para aceptar lo inevitable y fortaleza para superar dificultades.

Tiempo de mayor influencia

Primera semana

Ángel del Consuelo y la Concordia.

Segunda semana

Ángel de las Generaciones y la sabia Prudencia.

Tercera semana

Ángel de la Sanación y la Comprensión.

Cuarta semana

Ángel de la Fuerza y la Estabilidad.

Otras de sus virtudes

Constancia, concentración, respeto, justicia, aceptación, fe ciega, paciencia, mansedumbre, seguridad, poder sobre las tinieblas, serenidad, firmeza, sabia administración, templanza, orden y salud mental.

Acude a ellos si necesitas

Ánimo y valor para salir de una etapa depresiva.

Librarte de envidias y manipulaciones.

Esclarecer la verdad.

Mayor comunicación en la convivencia familiar.

Fomentar el ahorro y administrar mejor tus recursos.

Liberarte de ansiedades y obsesiones.

Evitar las pesadillas.

Mayor confianza y seguridad en tus capacidades.

O que tus méritos sean reconocidos.

Determinación para dar un paso importante en tu vida.

Aceptación y fortaleza para afrontar los compromisos que están en tu destino.