miércoles, 16 de diciembre de 2009

Ritual para la Navidad


Comenzamos a prepararnos para celebrar la fiestas mas entrañables del año, y cargadas de gran energía, por lo que debemos aprovechar para realizar nuestros pedidos al Universo.

Para la metafísica, el “Espíritu de la Navidad” es una energía que fluye de Dios y que baja el 21 de diciembre por la noche, con la misión de dar. Este Espíritu desciende a la Tierra para traer paz y dejar sus enseñanzas a la humanidad.

Este ritual se realiza con el fin de aprovechar la fuerza del Espíritu Navideño, ya que nos concederá todo aquello que le pidamos de corazón. Como viene con la misión de dar, es bueno pedirle lo que queramos concretar durante el nuevo año, sin límites (no debemos sentirnos limitados en nuestros deseos, porque sino estaríamos dudando de la fuerza de Dios. Él nos concederá todo aquello que nos merezcamos). En ningún momento tenemos que dudar de la capacidad para llevar a cabo lo que nos proponemos. El ritual es para sentir la fuerza que baja y que nos hará merecedores. Esto se produce desde el 21 de diciembre a la noche (momento en que daremos la bienvenida al Espíritu Navideño, agradeciéndole por lo recibido en el año que termina y por lo que recibiremos en el próximo), hasta el 24 de diciembre a medianoche. En ese período conviene que llevemos a cabo este ritual.

En primer lugar haremos una súplica universal (esto siempre se hace al practicar un ritual metafísico), que puede ser: por el bien de la humanidad, para que se solucionen los problemas de hambre, miseria, enfermedades, etc. Sugerimos que este año pidamos especialmente para que se termine la crisis económica mundial desatada en el mundo. Como se trata de un pedido colectivo, y son miles las personas de todo el mundo que realizan este ritual, confiamos en que nuestra voz será escuchada. Y como no debemos ser egoístas, entre todos podremos lograrlo. Luego, se hacen los pedidos más próximos: para nuestro país, nuestra provincia, nuestra ciudad y sus gobernantes y por fin, los pedidos personales. El procedimiento se realiza como se detalla a continuación:

Se toman pequeños papeles blancos y en ellos se escriben los deseos, siguiendo este orden:

a) Pedido universal.
b) Pedido nacional.
c) Pedido provincial.
d) Pedido comunal.
e) Pedidos personales de orden espiritual.
f) Pedidos personales de orden físico.
g) Pedidos personales de orden material.

Estos papeles se guardan en un sobre o en una caja de madera. A medida que se cumplan los pedidos (durante el año) se queman. El día elegido para el ritual (entre el 21 y el 24 de diciembre por la noche) se escriben estos papeles con lápiz negro, al tiempo que se enciende una vela simple, blanca, a partir de las 19 horas. No hace falta escribir nada en la vela, ni hacer una preparación previa para el ritual. Los restos de la vela, una vez consumidos, se arrojan en un curso de agua corriente natural (río, arroyo, cascada o el mar).

Confiamos en el Espíritu Navideño y estamos seguros que su presencia en la Tierra no será en vano.

Os invito a todos a practicarlo.

Listhar.

2 comentarios:

  1. Gracias por tan bonito ritual, espero que este nuevo año nos traiga a todos bendiciones y éxitos en todos los ámbitos, quisiera compartir con ustedes otro ritual que encontré en la web http://www.moonmentum.com/blog/pronostico/index/index-4/, espero que que este y todos los rituales que practiquen les sea fructíferos, y felicitaciones por su blog, me encanta...

    ResponderEliminar
  2. Mariaeliza, Gracias por tus palabras, lo mismo te deseo para tí, que los ángeles te guien para recibir todas las bendiciones que te corresponden por derecho divino.

    Un abrazo

    ResponderEliminar