sábado, 12 de septiembre de 2009

Meditación para curar tu corazón


Este es un ejercicio que está indicado para sanar a nuestro niño interior, tantas veces abandonado. Puedes grabarlo con tu propia voz y reproducirlo para convertirlo en una meditacón guiada.

Busca un lugar tranquilo en donde nadie te moleste.

Asegúrate de estar cómodo y, según costumbre, enciende una vela como decisión consciente de hallarte en la Luz.

Penetra luego dentro de ti mismo. Pide a tu Ángel que te ayude en este momento importante de tu vida. Lleva ahora las manos a tu corazón y siente una vez más, y por última vez, el presente dolor que sufres por culpa de los acontecimientos o personas que te agraviaron en el pasado o en el presente. Inspira ese dolor y traslada a tu mente toda la tristeza y la sensación de pérdida retenidas en tu corazón. Exhala ahora de una vez para siempre ese dolor. Repite este ejercicio tan a menudo como desees hasta que verdaderamente sientas que has expulsado de tu corazón toda la energía negativa.

El paso siguiente consiste en solicitar de tu ángel que te ayude a encontrar perdón en tú corazón.

Trata de imaginar a tu ángel sentado frente a ti, con los brazos extendidos, tan solo aguardándote a que te precipites hacia él, concluyas la pugna y aceptes el amor.

Ese ritual es capaz de suscitar emociones intensas y resulta importante comprender que las lágrimas constituyen un remedio natural para los pesares del corazón. Empujan a la hormona serotonina hacia el torrente sanguíneo y por eso contribuyen a la relajación y a la liberación de la tensión y de la ansiedad.

Imagina que tu ángel te envía un rayo rosado de energía directamente desde su corazón al tuyo. Esta energía es la que precisas para mostrar amor hacía tu persona y a otros.

Colmará ahora esos espacios yermos y vacíos de tu corazón, de los que durante alguna época ha estado ausente el amor.

Te ayudará a liberar a través del los sentimientos de pérdida y vacuidad que retuviste durante tanto tiempo. Esa energía iluminará tu corazón y lo mantendrá rebosante de una cantidad creciente de amor, que también asegurará la buena salud de ese órgano vital.

Un abrazo

Listhar

1 comentario: