sábado, 6 de junio de 2009

Ejercicio de relajación con visualización


Este ejercicio es muy sencillo y en el se ha de trabajar con la imaginación, cuando se realiza bien es muy placentero, quedando una sensación de bienestar. Normalmente lo suelo realizar cuando necesito tener un sueño reparador, si el día ha sido muy estresante o si me encuentro alterada y el sueño no acude.

Una vez en la cama, nos colocamos cómodamente boca arriba e imaginamos:

Mi cuerpo está escrito como si fuera un libro. En la piel puedo vislumbrar trozos de textos con diferentes tipografías que cubren toda su extensión, sin dejar centímetros libres. Esa escritura caótica me produce aturdimiento, como si cada uno de esos textos tuviera voz propia y se expresara en voz alta. Tomo un paño blanco, lo humedezco con agua tibia y lo paso suavemente por mi piel. El contacto es reconfortante y a medida que voy pasando el paño humedecido, las palabras se van borrando y mi piel vuelve a emerger rosada y limpia. Después de un cierto tiempo, no queda vestigio alguno de las escrituras. No siento calor ni frío, no siento dolor ni excitación. En mi mente no hay ningún pensamiento. Me acomete una dulce pesadez y siento la agradable sensación de estar desnudo, sin equipaje.

Espero que os funcione y podais soñar con los angelitos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario