miércoles, 29 de abril de 2009

Un procedimiento útil




La práctica de la relajación resulta fundamental para multitud de circunstancias y situaciones personales de la vida diaria. Por un lado, nos ayuda en los estados de ansiedad más diversos que generan  el quehacer diario, las presiones del trabajo, ruidos, tráfico de las ciudades, problemas personales, estrés, etc. Por otra parte, alivia y previene contra las situaciones  físicas más comunes y variadas como son los dolores de cabeza, indisposición general, hipertensión, dolores de estomago, malestar de cualquier tipo, etc.

La practica de la relajación es recomendable por si misma, no tiene que existir causas especiales para realizarla, quizás tenga mucho que ver con la calidad que podamos dar a nuestras vidas, en el sentido de que es preventiva, es una forma de higiene y educación.

La importancia que tiene la relajación se observa cuando la consideramos domo una realidad que intenta armonizar las tendencias corporales con las psíquicas. Es decir se basa en el principio de que a través del entrenamiento psicológico, de la toma de conciencia corporal, desde la observación mental, llegamos a armonizar los niveles tensionales del cuerpo, de modo que volvamos a reencontrarnos con un cuerpo, cuya naturaleza fue en su origen armonioso. La educación que hemos recibido y el medio natural y social en que nos movemos, etc, hacen que los seres humanos nos alejemos de la armonía que debe de existir entre nuestra forma de vivir y lo que debemos a nuestra realidad corporal.

La relajación, como actividad que nos descubre un cuerpo y una mente en armonía, es la base para recuperar un equilibrio a veces perdido.

La actividades de la relajación tienden a vivenciar el cuerpo y su sentido transcendente, profundo, incluso puede llegar a ser la via de una cierta  iluminación interior de tipo superior. Si embargo nosotros desde nuestra perspectiva occidental, vemos nuestra actividad relacionada con el cerebro en acción donde nace la consciencia desde donde se controla la esencia corporal. La relajación persigue el fin de dar calidad a un cuerpo y una mente que se encuentra ubicada en un mundo complejo y estresante.

La relajación se aprende practicando, y se debe realizar aún cuando cuándo  nos encontremos bien, para que el cuerpo adquiera habito y sepa reaccionar ante un ataque de ansiedad, nervios o alteración de los sentidos, etc.

No hay comentarios:

Publicar un comentario