domingo, 26 de abril de 2009

La terapia del silencio



Este es un cursillo que realicé por Internet, el cual veo necesario aprender para introducirnos en otra clase de terapias.

 

COMO ENTRAR AL SILENCIO Y SALIR RECONSTRUIDOS
por Maria de las Mercedes Cisterna.


PRIMERA ETAPA

Todas las religiones y todas las practicas de sabiduría basan sus aprendizajes en el silencio.
Este aprendizaje tan dejado de lado en nuestra cultura posmoderna, se aleja de nosotros a pasos agigantados, sobreviniéndonos toda clase de ahogos, confusiones, desencuentros, etc.

¿Por que el silencio?

Es necesario producir encuentros con uno mismo, hacer huecos para que el "alma" pueda respirar, detenerse, mirar, escuchar las llamadas, que a veces son gemidos, con que nuestro interior reclama atención.

Silencio exterior, sin televisor, sin radio, sin distracciones.

Silencio interior, de ideas, de prejuicios, de errores, de sentimientos negativos: temores, rencores, broncas, resistencias.


Para que sirve ? ¿Qué produce? ¿Qué aporta?

VALOR

-Es bello.
-Es inconmensurable su valor como transformador de la vida.
-Posee valor sagrado.
-Es indispensable para el encuentro amoroso con la fuente de la vida-

BENEFICIOS

-Descansa la mente y la aclara.
-Permite tomar distancia de los acontecimientos que nos agobian.
-Otorga profundidad a las decisiones, sentimientos y palabras.
-Unifica mente y corazón.
-libera de presiones y ansiedades.
-Regala protección tranquilidad y paz.

RIESGOS

-mal practicado, puede tornarse en incomunicación con los demás.
-Con mala intención puede usarse como castigo, negación de la verdad o el amor.


SEGUNDA ETAPA

Muchas veces el silencio deja de tener este valor "sagrado" para transformarse en arma de castigo. "ya lo le hablo mas", "Lo ignoro para que aprenda" o para tapar la verdad "Yo no sé nada", "En eso no me meto", "El silencio es salud".

Otras veces el silencio se transforma en una pared de incomunicación, de ostracismo, de cerrazón.

No es este silencio al que nos queremos dedicar.
El silencio hace fecunda la vida. Es como el agua, que lo que toca lo transforma, reverdece, ilumina.


TERCERA PARTE

El silencio necesita practica cotidiana. Se aprende a hacer silencio, haciéndolo y los frutos se conocen al tiempo de practicarlo. No hay transformación de un día para otro.

CUANDO

Todos los días; se comienza con diez minutos y crece según las propias decisiones necesidades y posibilidades.
Lo ideal sería no menos de media hora diaria.
A veces hay que dedicar tiempos más largos. Una vez al mes, por ejemplo medio día.

DONDE

Puede ser en cualquier lugar, pero lo importante es establecer un lugar especial de la casa o el jardín, especialmente dedicado a esta tarea de "escuchar" el silencio.
Cuando se quiere dedicar tiempos más largos, buscar al aire libre, montaña, jardín, río, paisaje especial o en el lugar destinado en la propia casa o en casas de meditación.

COMO

Disponer de un sillón o silla cómoda, almohadones o alfombra.
Contar con un lápiz y papel por si surge la necesidad de anotar algo.
Poner música suave de fondo, preferentemente sin voces.
Encender velas o sahumerios o lámpara de aceite, pocas, simplemente como acompáñame sin exageración.
El acento tiene que estar puesto en la austeridad y sobriedad del silencio.


CUARTA ETAPA


Ejercicios

Ejercicio 1.
-Retírese al lugar seleccionado para la práctica.
-Siéntese buscando estar relajado y tranquilo. Respire lentamente.
-Deje su ansiedad de lado. No pregunte si va a resultar o no, si va a poder o no...
-Cierre los ojos y trate de registrar todos los ruidos a tu alrededor sin detenerse más en uno que en otro. Sólo registre.
-No se mueva de la silla hasta que no hayan pasado diez minutos.

Ejercicio 2.
-Comience de la misma manera que en el ejercicio 1. Respete los tres primeros puntos.
-Cierre los ojos e imagine un lugar bello, un paisaje natural con mucho verde.
-Imagine el sonido del agua que corre.
-Agradezca la bondad del agua que le lava, le refresca y purifica.
-No se mueve de la silla hasta que no hayan pasado diez minutos.

Ejercicio 3.
-Comience de la misma manera que el ejercicio 1. Respete los tres primeros puntos.
-Cierre los ojos y mírese. Recorra su cuerpo, parte por parte. Sienta tensiones, dificultades, sensaciones.
-Deténgase en su corazón. Intente percibir el latido.
-Pregúntese qué sentimientos han estado presentes con mas fuerza en el día anterior, intente descubrir la causa.
-Purifique su amor.
-No se mueva de la silla hasta que no hayan pasado diez minutos.

Ejercicio 4.
-Comience de la misma manera que en el ejercicio 1. Respete los tres primeros puntos.
-Cierre los ojos y elija una frase.
-Puede elegir una frase propia (mantra) o algunas como estas:
-Amo la vida y recibo su amor.
-Soy un pequeño grano de arena importante en el Universo.
-Guárdame madre tierra con tus manos protectoras.
-Repítala lentamente, haciendo pesadas las sílabas, sin forzar.
-Deposite la frase en distintas partes de su cuerpo.
-Mire las transformaciones que se van operando.
-No se mueva de la silla hasta que no hayan pasado diez minutos.

MI OPINION PERSONAL


 Es un buen método para iniciarse en la meditación y la visualización.
Yo he trabajado mas las primeras etapas, entrar en el silencio absoluto, interior y exterior, muchas veces resulta bastante difícil.
Cuándo consigues el silencio exterior, conseguir el interior es a veces una tarea difícil, pues nuestra mente trabaja frenéticamente.
Santa Teresa la llamaba "la loca de la casa", cuando quería meditar y su mente no paraba.
Con este cursillo he descubierto que para meditar y visualizar me resulte más fácil, he de entrenar mas mi mente en el silencio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario